Aprende el uso correcto de pilas y baterías


 Se trata de dos elementos que la gente usa mucho y que, después de su utilización, tiran con el resto de la basura. Aunque en Europa, por ejemplo, hay una ley que obliga a quien las vende hacerse cargo de su residuo, en otros países como Argentina no existe una regulación en su consumo.
El problema es que terminan en basureros a cielo abierto, rellenos sanitarios, terrenos baldíos y hasta cauces de agua. Por ende, contaminan suelo, agua y aire; además, afecta a las personas que viven cerca de esos basurales.

Las pilas usadas son, definitivamente, residuos peligrosos. Sobre todo, las que contienen grandes cantidades de metales muy tóxicos, como: mercurio, cadmio, plomo, plata, níquel, manganeso.
Por eso, se recomienda el reciclaje de pilas y baterías usadas, como una forma de aprovechar sus materiales y para evitar que vayan a residuales o rellenos. Se las puede almacenar en recipientes herméticos de plástico (lejos del alcance de los chicos), hasta encontrar su destino responsable con el medio ambiente.
Además, se aconseja disminuir su uso, elegir las pilas recargables (duran 300 veces más que las comunes), comprar las que indiquen estar libre de mercurio, sacar las que estén en los artefactos que no se estén usando y nos mezclar pilas y baterías nuevas con viejas. Y, por último, llevarlas a los puntos de recolección.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Ecología.




Deja un comentario