Aumentar la temperatura de las inyecciones podría eliminar el dolor


Según las últimas investigaciones realizadas por un grupo de investigadores canadienses, parece ser que la inyección de anestesia local sería mucho menos dolorosa si la misma fuera calentada de antemano.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores han revisado 18 estudios en los que participaron un total de 831 pacientes; en ellos encontraron que las inyecciones precalentadas lograban conducir a “reducciones clínicamente significativas del dolor”, más allá de que la anestesia sea taponada o no, o si la misma se aplicaba por vía subcutánea (por debajo de la piel), por vía intradérmica (en la piel), o si la cantidad inyectada era grande o pequeña.
De esta manera, para la realización del estudio se han calentado inyecciones de varias formas distintas; dentro de las mismas se pueden enumerar baños de agua controlados, incubadoras, calentadores de líquido, bandejas calentadoras o un calentador de jeringas. Además se ha tenido en cuenta para el estudio, que fue publicado en línea en la edición del 8 de febrero de Annals of Emergency Medicine, el hecho de que los médicos de emergencia usualmente utilizan las manos para calentar las inyecciones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Investigación Médica.




Deja un comentario