Cómo enfrentar una crisis de Ansiedad


Las crisis de ansiedad son experiencias de terror o pánico que implica una situación muy compleja para quien la padece. Se desarrolla en un breve espacio de tiempo y es frecuente que inicialmente se tema por la integridad física de uno mismo, pensando que se puede estar siendo víctima de un infarto o de algo grave y agudo.

Posibles síntomas con los que cursa un ataque de ansiedad:

Palpitaciones o taquicardia.

Aumento de la sudoración.

Temblores.

Sensación de ahogo.

Opresión en el pecho.

Náuseas.

Mareos, inestabilidad.

Sensación de despersonalización.

Miedo a no controlar.

Miedo a la muerte súbita.

Rigidez.

Escalofríos o sofocos.

Los lugares en los que se puede desarrollar una crisis de ansiedad son variados y dependerá de la persona que lo sufra y de la implicación que pueda tener el entorno como para ser un factor desencadenante: un ascensor, un lugar con gran aglomeración de gente, encontrarse en un entorno desconocido, acudir al médico para someterse a una prueba, una entrevista de trabajo, etcétera.
 

La forma de tratamiento es diferente en función de distintos factores:
En primer lugar hay que tener en cuenta la gravedad de la situación: en determinados casos será necesaria un tratamiento farmacológico para controlar la respuesta fisiológica ya que de lo contrario se puede estar poniendo en peligro la salud de la persona.
Las corrientes Cognitivo-Conductuales pueden dar directrices concretas acerca de qué lugares se pueden evitar, cómo afrontar otros, dando pautas claras y precisas acerca de cómo manejarse ante una situación ansiosa para el individuo.
 

En el caso de corrientes de corte Humanista, valorarán la posibilidad de recurrir a la farmacología si es preciso pero buscarán el origen de dicha ansiedad. Profundizarán en la parte emocional del sujeto para ayudarle a comprender el origen de su miedo y, a partir de ahí, eliminarlo. Se trata de terapias más prolongadas en el tiempo pero con un buen resultado si la persona está dispuesta a realizar dicho trabajo personal.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario