¿Cómo evitar las caries en el adulto mayor?


Cepillarse los dientes, al menos, dos veces al día y con pasta que contenga flúor, utilizar seda dental todos los días y visitar al odontólogo por lo menos una vez al año, son las recomendaciones básicas para cuidar la salud bucal y evitar así las caries. Éstas son consecuencia principalmente de la placa bacteriana, una capa formada por varias bacterias que se instala en la superficie dental y aprovecha los residuos de alimentos y la saliva para producir ácidos.

La parte más externa de las piezas dentarias es el esmalte y es el primero en ser destruido por la acción de ácidos de la placa bacteriana. Luego, el daño avanza por la dentina, el cemento y, recién al llegar a la pulpa (también llamada nervio) se siente una molestia o dolor, ya que esta zona está formada por terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos que le dan sensibilidad al diente.

Con los años, se deteriora la superficie de los dientes y éstos quedan más expuestos a sufrir caries. “Esto no ocurre por la edad en sí, sino porque se acumula el efecto de patologías relacionadas con la vejez. Por ejemplo, si un paciente ha tenido reflujo gastroesofágico y producto de ello tiene ácido del estómago en la boca, sus dientes irán destruyéndose progresiva y lentamente con el paso del tiempo. Lo mismo pasa con el bruxismo”, asegura el doctor Rodrigo Casassus, odontólogo de Clínica Alemana.

Agrega que “otro factor que hace que en los ancianos aparezcan caries es la disminución de saliva. Esto se da, en general, por el aumento en el uso de medicamentos para distintas afecciones (hipertensión, antidepresivos, etc.) que tienen como efecto secundario la hiposalivación o xerostomía y, por lo tanto, disminuye el rol protector que ésta presenta, aumentando entonces las caries, especialmente en los cuellos de los dientes”.

La prevención está en la higiene
Para evitar las caries, es importante tener una alimentación balanceada y saludable, y establecer correctos hábitos de higiene. Con respecto a lo primero se recomienda no comer a deshora, evitar los alimentos ricos en azúcar y consumir lácteos y sus derivados para obtener una buena cantidad de calcio.

En cuanto a la higiene, se aconseja el lavado, al menos dos veces al día, por dos minutos, con cepillos suaves y lavando de desde la encía hacia el diente para remover la placa bacteriana, y con pasta que contenga flúor. También, usar seda dental una vez al día y ayudarse con cepillos unipenachos o los interdentales.

También es importante visitar regularmente al odontólogo, quien revisará la higiene bucal y enseñará una correcta técnica de lavado de ser necesario. Además, realizará una limpieza cada cierto tiempo e indicará la cantidad de controles necesarios.

Asimismo, se recomienda cuidar los dientes y, en caso de golpe y caída de uno de ellos, tomarlo sin tocar la raíz, lavarlo con agua de la llave si está sucio e ir a un servicio de urgencia dental, transportando el diente dentro de la boca o en un vaso de leche.

Por último, hay que evitar el cigarro, ya que contribuye a inflamar las encías, teñir los dientes y tener mal aliento.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Odontología.




Deja un comentario