Complicaciones durante el parto: Distocia de los hombros


La distocia de los hombros es una complicación que puede ocurrir durante el parto natural. Esto se da cuando, luego de que la cabeza del bebé pasa por la vagina, sus hombros se atascan en los huesos de la pelvis de la mujer. A continuación os contaremos sobre las causas y los factores de riesgo de la distocia de hombros.

La distocia de los hombros se puede producir por alguna –o ambas- de estas razones: el bebé es más grande que lo normal, o la abertura de la pelvis de la madre es demasiado estrecha. Pero aún cumpliendo con una de estas condiciones puede no haber ningún inconveniente en el parto. La realidad es que es muy difícil para los médicos predecir esto hasta que ya se está en el alumbramiento.
Existen de todos modos ciertos factores de riesgo que se asocian a la distocia de hombros:

Su bebé es muy grande (poco probable).
La madre tiene diabetes.
Es un embarazo múltiple.
La madre es obesa.
Se ha pasado ya la fecha probable de parto.
En embarazos anteriores ha habido una distocia de los hombros o ha tenido un bebé muy grande.

Cuando se da un caso de distocia de hombros es en los momentos cruciales del nacimiento, cuando el bebé debe pasar por el canal de parto. Por lo tanto, el equipo médico evalúa en el momento cuál será la vía de solución. Algunos de los caminos más habituales son:

Presionar los muslos de la mujer contra su abdomen.
Aplicar presión en la barriga de la parturienta.
Colocar a la mujer en una posición más favorable (sobre sus manos y rodillas).
El obstetra gira los hombros del bebé mientras está dentro de la madre.
Se realiza una episiotomía (pequeño corte) en la vagina de la mujer.
Se deriva a una cesárea.

En la mayoría de los casos la distocia de hombros puede resolverse a través de alguna de estas técnicas, resultando sin ningún tipo de daño para la mamá ni para el bebé. En un bajo número de casos se pueden presentar alguna de las siguientes complicaciones, las cuales usualmente tienen un tratamiento que permite la recuperación:

Lesiones en los nervios de los hombros, brazos o manos del bebé, que puede manifestarse como temblor o parálisis, temporarios que tienden a desaparecen hacia los 6 y 12 meses de vida.
Fractura en el brazo o en la clavícula del bebé.
Falta de oxígeno.  En algunos casos (muy poco frecuentes) puede producirse a raíz de la falta de oxígeno daño cerebral o fallecimiento del bebé.
Sangrado abundante en la madre después del parto.
Desgarro en el útero, la vagina, el cuello uterino o el recto de la madre.
Contusión en la vejiga de la madre.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Traumatología.




Deja un comentario