Contaminación intradomiciliaria: Un enemigo silencioso que debemos conocer


Constantemente vemos la preocupación de los capitalinos por la contaminación del aire. En los días de alerta o preemergencia ambiental se le recomienda a la población que evite hacer ejercicios y que, en lo posible, permanezca en sus casas. El problema está en que muchas veces la contaminación intradomiciliaria es peor para la salud que lo que se respira en el exterior.

En Chile no existe una normativa que regule los contaminantes dentro de los hogares, solamente existen valores de referencia o recomendados.

Dentro de las sustancias más peligrosas para los habitantes de una casa está el cigarrillo. Todavía hay personas que fuman dentro de sus domicilios y se olvidan de lo nocivo que es este humo para los niños, embarazadas y adultos mayores.

Según el ranking de contaminación intradomiciliaria del DICTUC, filial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, las estufas tradicionales a parafina son las que presentan las mayores emisiones de monóxido de carbono y material particulado fino.

En este estudio se midieron distintos artefactos de calefacción que no poseen ducto de evacuación de gases al exterior, como las estufas conectivas y radiantes a gas natural y licuado, modelos modernos y tradicionales a parafina y, también, el brasero a carbón. Los parámetros evaluados fueron las concentraciones de:

1.- Monóxido de carbono (CO): Gas cuyo principal efecto es la disminución de la capacidad de oxigenación de las personas. En elevadas concentraciones puede producir la muerte.

2.- Dióxido de azufre (SO2): Gas irritativo de las vías respiratorias. Reduce la capacidad pulmonar y aumenta la probabilidad de sufrir problemas broncopulmonares.

3.- Óxido de nitrógeno (NOx): Produce los mismos efectos del SO2.

4.- Material particulado fino (PM): Mezcla de pequeños componentes sólidos y líquidos, tales como ácidos, metales y polvo, entre otros. Mientras más pequeño más dañino.

“Al usar estufas que no tienen salida al exterior, es decir, de combustión interna, es muy importante ventilar en forma adecuada. Tampoco hay que prenderlas o apagarlas dentro de las casas ni dejarlas encendidas todo el día y, menos, durante la noche”, explica el Dr. Raúl Corrales, pediatra broncopulmonar de Clínica Alemana.

El especialista aclara que, además de los contaminantes antes descritos, la condensación que provocan las estufas dentro del hogar, en especial las a gas, puede producir hongos.

“Alguien que está en un ambiente muy húmedo puede aspirar las esporas de los hongos, las que al llegar a las vías respiratorias producen una irritación que favorece la aparición de faringitis, neumonía, bronconeumonia, sinusitis, entre otras enfermedades”, asegura.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario