Cosas que nos enseñan nuestros hijos


Hace unos meses escribí estas 4 cosas que me ha enseñado mi bebé,  así que parto de allí para ampliar la lista:

Me ha enseñado a ser flexible y a dejarme llevar. Antes me sentía segura cuando planificaba mi día y cumplía con todo lo que me había propuesto. Pero con un niño pequeño es muy difícil prever las tareas que vas a lograr completar. Hay días en que Tobías está más tranquilo, me necesita menos, y yo tengo espacio para dedicarme a otras cosas. Pero hay días, hay muchos días, en los que demanda mi atención constantemente, y entonces toca aplazar otras tareas. No pasa nada. Ya aprovecharé la siesta.
Me ha enseñado a establecer prioridades. Cuando el tiempo escasea, hay que sacar partido de cada minuto, y dejar para después lo que no es verdaderamente importante.
Me ha enseñado a escuchar. No siempre sabe expresar lo que quiere ahora que está aprendiendo hablar, así que me toca detenerme, dejarlo todo, y abrirme a lo que él tiene que decir.
Me ha enseñado a confiar en mi instinto y a no dejarme llevar por lo que opinan los demás. He aprendido que cuando me detengo y escucho a mi corazón, siempre obtengo una respuesta. Por ejemplo, siempre supe que la guardería no era la mejor opción para nosotros, pero me creí lo que me decían los demás: que era una exagerada, que no pasaba nada, que debía aprender a soltar a mi bebé (¡al año y medio!). Y pasó lo que pasó: que tuve que darme cuenta a la fuerza de que yo siempre había tenido la razón.
Me ha enseñado el valor de la no resistencia. Es mucho más eficaz «fluir» con mi niño y amoldarme a las circunstancias, que intentar imponerme por la fuerza. Amoldarme a las circunstancias a veces significa dejar que mi hijo intente servirse solo aunque acabe lleno de pasta de la cabeza a los pies, o inventarme un cuento mientras le cambio el pañal, o distraerlo con otras cosas para conseguir que olvide jugar con algún objeto que se pueda romper.
Me ha enseñado a disfrutar de cada minuto. Y eso es muy fácil cuando tienes a un pequeñín feliz corriendo por toda la casa, muerto de la risa, escondiéndose en los rincones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario