Cuida la piel de tu bebé con estos consejos


La piel del bebé, especialmente en los recién nacidos o en los más rellenitos, puede presentar irritaciones en los pliegues y hasta levantarse. Debemos saber que la piel del bebé es más fina que la de los adultos, tiene menos grosos y además una mayor debilidad en las diferentes capas. Todo esto implica que sea más delicada, más vulnerable a las bacterias, los cambios de temperatura, los productos irritantes y estar menos lubricada.

En los pliegues de la piel se acumula sudor, suciedad, restos de leche o pelusillas. Además de en el cuello podemos encontrar esos pliegues en las axilas, los muslos y hasta en los michelines. Esto puede producir irritación en la piel, tanto que se quede levantada, inflamada o escamada. Para cuidarla y evitar infecciones se pueden tomar algunas medidas sencillas que aliviarán el problema.
Primero sería conveniente limpiar bien estos pliegues antes del baño, con un algodoncito mojado en aceite para bebés preferiblemente natural. Luego, limpiarlos bien en el baño, sin tironear, y usando siempre productos hipoalergénicos adecuados, sin pasarse con el jabón y usando la mano mejor que cualquier esponja.
Cuando salga del baño hay que secar esos pliegues con mucha delicadeza, sin frotar, pero evitando que se quede humedad. Luego podemos cuidarlos con crema para el culito, pasta al agua o la crema hidratante de bebés hipoalergénica y natural. También da buen resultado poner pasta de maicena o leche materna, limpiándola luego.
Lo que si hay que evitar es usar talco o cualquier crema que contenga medicamentos. Además, si creemos que los pliegues pueden estar infectados deberemos acudir al médico antes de usar cualquier tratamiento. Con estos sencillos consejos es posible mejorar las irritaciones en los pliegues de la piel del bebé, evitándole molestias y manteniéndolas cuidadas, pues una piel sana es muy importante para el bienestar de nuestro pequeño.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario