Dieta adecuada para la insuficiencia venosa


 Una dieta adecuada para la insuficiencia venosa y la presencia de varices incluye las siguientes pautas:
Es necesario evitar las grasas saturadas, trans o hidrogenadas por su efecto “espesante” sanguíneo
que dificulta la fluidez sanguínea y eliminar los alimentos ricos en ácido araquidónico como lácteos, vísceras y carnes, ya que favorecen la inflamación, la coagulación y la degeneración del tejido venoso, especialmente si existe riesgo de trombosis.

Hay que eliminar el alcohol y los picantes por su efecto vasodilatador y elegir alimentos ricos en bioflavonoides y vitamina C, que tonifican las venas y protegen los vasos, además de ejercer un efecto antiedematoso y anticoagulante. Entre ellos hay que destacar  los cítricos -pomelo, limón, naranja y mandarinas- y las bayas silvestres -grosellas, arándanos y fresas-.
Otros alimentos de acción anticoagulante, son especialmente los ricos en enzimas proteolíticas -piña, higos y papaya-, ricos en ácidos grasos omega 3 y/o vitamina E -aceite de oliva,aceitede lino,aceitede germen detrigoy pescado azul-, jengibre -en pequeñas cantidades, pues el exceso sería vasodilatador y esto empeoraría las varices-, ajo y cebolla.
Además, hay que  tener en cuenta que si hay varices y hemorroides, será imprescindible corregir el estreñimiento a través de la dieta -aporte de fibra y adecuado aporte de agua-.

Califica este Artículo
5 / 5 (2 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario