Hormonas tendrían que ver con el efecto Yo-Yo de las dietas.


El efecto Yo-Yo de las dietas es debido a dos hormonasLas dietas milagrosas prometen adelgazar de forma rápida, sin embargo al abandonarlas recuperan más kilos que los perdidos (fenómeno conocido como efecto yo-yo) y no sólo no consiguen corregir los malos hábitos de alimentación, si no que acentúan los errores en la nutrición habitual de la persona.
La mayoría de los médicos endocrinólogos aseguran que el óptimo resultado de un tratamiento para adelgazar consiste en mantener el peso una vez terminada las dietas, pero lo real es que un mínimo porcentaje de personas consigue no engordar una vez finalizadas las mismas.
Un estudio reciente realizado por científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) descubrió que la leptina (hormona producida por el tejido adiposo y que inhibe las ganas de comer) y la grelina (proteína sintetizada por el duodeno que despierta el apetito), inciden en el aumento de peso. Este dato es revelador ya que genera nuevas formas de trabajos médicos en las personas que padecen problemas severos de obesidad.
La novedad sobre este estudio, que fue publicado en un artículo de la revista científica “The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism”, revela que aquellas personas que tienen un mayor nivel del normal de ambas hormonas en la sangre son sensibles a recuperar rápidamente el peso que perdieron durante sus dietas.
Una de las responsables de la investigación, la médica Ana Belén Crijeiras, afirma que una vez identificados los niveles de cada hormona en la sangre de los pacientes se puede crear un régimen adaptable a cada caso en particular para así evitar que aumenten de peso nuevamente.
Este estudio representa un gran avance en materia endocrinológica y, según Crujeiras, “abre la puerta a nuevas dianas terapéuticas para luchar contra la obesidad”. Los niveles de leptina y grelina varían según el sexo de cada paciente y las mujeres son quienes presentan un nivel más alto que los hombres.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario