Las incómodas manchas de la piel


La rosácea, los lunares y verrugas a veces se convierten en verdaderas molestias estéticas. Además, a veces pueden convertirse en un problema de salud.
La rosácea
Es una afección común de la piel, que se caracteriza por el enrojecimiento de la cara (nariz, frente, mejillas, mentón) y ocasionalmente puede llagar al cuello y al pecho. Su origen es desconocido y se cree que podría desencadenarse por una predisposición genética, algunos problemas gastrointestinales y algunos ácaros que se encuentran en la piel.
Suele aparecer en periodos esporádicos, pero con el tiempo va ganando frecuencia. A medida que progresa también empeora, por lo que es importante que consultes a un médico. Las personas de tez clara, tiene mayor tendencia a sufrir este mal.
El primer síntoma es el enrojecimiento de la cara, pero luego aparecen granos con o sin pus. Si en esta fase no se trata, aparecerán unas líneas rojas en las mejillas llamadas telangiectasias. Cuando está aún más avanzada, se engrosa la piel de la nariz, los poros se abren y sus aspecto no es nada estético.

Cómo tratarla
Para tratarla debes tener especial precaución con el sol.
Evitar maquillajes que contengan alcohol o ingredientes que puedan irritar tu piel.
Evitar: el café, condimentos picantes, bebidas alcohólicas, frutas secas, líquidos muy calientes y ambientes calefaccionados.
Evita estresarte.
Tu médico seguro que te recomendará productos que contengan manzanillas para desinflamar y alguna medicación tópica u oral (o ambas combinadas) con antibióticos.
Lunares peligrosos
Ese lunar coqueto sobre el labio puede ser menos inocente de lo pensado. Debes estar atenta a si tus lunares cambian de tamaño o color, su forma y su textura. Estos cambian pueden hablar de una evolución dañina o no. Eso lo determinará el médico, quién seguramente te pedirá una biopsia. Si es una lesión benigna, se puede extirpar con crioterapia, en cambio, si es maligno, deberás someterte a una cirugía menor.
Verrugas (a toda edad)
Las verrugas son formaciones benignas ocasionadas por el Virus Papiloma Humano (HPV), que afecta al 10% de los niños y adolescentes. La edad de mayor incidencia se da entre 12 y 16 años y comienza a disminuir a los 20. Pero si has tenido en esa estapa, lo más seguro es que vuelvas a tener en la adultez.
Hay dos tipos de verrugas: las llamadas verrugas vulgares, de superficie rugosa, del mismo color de la piel, forma redonda y textura firme. Pueden presentarse en grupo o aisladas. El tamaño es variable y va de 1 mm a 1 cm.
Y están las verrugas planas, que son de menor tamaño, no más de 5 mm y tienden a ser cafesosas. El riesgo es únicamente estético, pero conviene que tu médico sea quién determine esto.
Cómo tratarlas: se suelen tratar con ácido salicílico, que el paciente se aplica por 2 a tres meses de forma diaria. Otra opción es la crioterapia con nitrógeno líquido. Lo que se tiende a evitar es la extirpación quirúrgica.
Algo que ninguna quiere padecer, pero de lo que nadie está libre.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Belleza.




Deja un comentario