Los vegetales verdes son nuestros aliados


Cuando hablamos de vegetales el color verde es el primero que viene a nuestra mente, las ensaladas son verdes, así como las verduras y frutos que dan alegría a nuestra mesa. Estos alimentos deben ser consumidos todos los días del año por diversas y muy buenas razones: no engordan, aportan vitaminas, minerales, y tienen un alto contenido de fibra (que ayudan al intestino a trabajar con regularidad).
Las hojas de los vegetales y las cáscaras de las frutas verdes, deben su color a la clorofila que contienen, rica en magnesio, el cual es un excelente depurador de nuestro organismo. Además, las sales del magnesio son un remedio insuperable cuando te sientes cansada, también actúan positivamente en procesos de cicatrización, proteger el corazón de enfermedades circulatorias y cardiovasculares y prevenir la aparición de tumores malignos.

Conozcamos las propiedades de algunos de los vegetales verdes que habitualmente incluimos en nuestra alimentación:

Guisantes.

Son ricos en proteínas y aminoácidos, además de los nutrientes presentes en todas las demás verduras verdes (vitaminas, hierro y calcio indispensables para el buen funcionamiento del organismo). Las arvejas permiten saciarte sin que sea necesario añadir más calorías al plato. Si padeces de transtornos digestivos, debes consumirlos en forma de puré y sin cáscara.

Calabacines (zucchini).

Los pequeños son más tiernos y digeribles porque contienen mayor cantidad de agua. Puedes comerlos crudos en ensaladas, cortados en rebanadas finas o a la juliana, así obtendrás gran cantidad de potasio, sustancia que junto con el agua hacen de este vegetal uno de los preferidos para los días de calor ya que es un excelente reintegrador mineral. Si quieres perder peso no dudes en consumirlo debido a su bajo contenido de calorías.

Espinacas.

Son conocidas por su alto contenido de hierro, sin embargo el secreto para obtener mayores beneficios de ellas es consumirlas junto con otra verdura rica en vitamina C, como por ejemplo: el pimiento rojo; de esta manera el cuerpo asimila todo el hierro de las espinacas. Este efecto también se obtiene si las comes crudas, condimentadas sólo con un poquito de limón y aceite de oliva. Además estas hojas verdes contienen vitaminas, agua y fibra.

Pepinillos (cohombros).

Por lo general se consumen crudos, cortados en finas rebanadas o en ensaladas, aunque también se pueden cocinar al vapor. Poseen beneficios laxativos y diuréticos, aunque si no los digieres muy bien consúmelos en cantidades moderadas: mezclados en ensalada con tomates y lechuga.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario