Niños con falta de emociones


Los niños que muestran una falta de emoción y de empatía o culpa, características llamadas por los psicólogos “rasgos de insensibilidad emocional”, están en riesgo de conducta antisocial y otros problemas de ajuste, según muestra una investigación.Un análisis de datos de más de 9,000 gemelos nacidos en Inglaterra y Gales entre 1994 y 1996 encontró que los niveles altos de rasgos de insensibilidad emocional y de problemas conductuales se asociaban con factores infantiles y familiares negativos a los cuatro años de edad, entre ellos disciplina parental negativa y caos en el hogar. Los niveles altos de los rasgos y de problemas conductuales también se relacionaron con problemas conductuales a los doce años, entre ellos problemas con los compañeros. Los rasgos de insensibilidad emocional se encuentran en un reducido número de niños, y se relacionan con problemas persistentes de conducta, que ocurren en cinco a diez por ciento de los niños, explicaron los investigadores. Aunque los rasgos problemáticos se relacionan con problemas de conducta, no siempre sucede lo contrario. Los niveles altos de problemas conductuales no necesariamente se relacionan con niveles altos de insensibilidad o falta de emoción en los niños, señalaron los investigadores. En la mayoría de casos, la aparición de rasgos de insensibilidad emocional en la niñez parece ser influida por factores genéticos, sobre todo en los niños de sexo masculino. Sin embargo, los factores ambientales parecen ser más significativos en el reducido número de niñas que tienen altos niveles de estos rasgos, según los investigadores.”Los niños con niveles elevados tanto de rasgos de insensibilidad emocional como de problemas de conducta entre los siete y los doce años de edad eran propensos a presentar factores predictivos y resultados negativos, entre ellos problemas de hiperactividad y vivir en un ambiente hogareño caótico”, apuntó en un comunicado de prensa de la Universidad de Indiana la investigadora Nathalie M.G. Fontaine, profesora asistente de justicia criminal de la universidad.Sin embargo, recalcó que la insensibilidad y la falta de emoción en los niños no significaban que era probable que se convirtieran en psicópatas o delincuentes juveniles.”Si pudiéramos identificar a los niños suficientemente temprano, podríamos ayudarlos, y también a sus familias”, añadió.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario