Obesidad en niños: Un mal cada vez más extendido


La Obesidad es una de las grandes pandemias de este siglo, de hecho es una de las enfermedades que crece más rápidamente, afectando a todo el mundo en general.
Existe gran preocupación por el creciente aumento que existe con esta enfermedad, incluso afectando a la población infantil.
Se sabe que uno de los pilares fundamentales en el tratamiento es la adecuada nutrición, y que la única forma de evitar la obesidad es previniéndola. De modo que la única forma es tratándola desde la niñez.
Pensemos en la lonchera de un niño de 7 años. ¿Qué alimentos se puede ver?
En general, lo que allí veremos son convites y comidas prácticas como galletas sándwich, refrescos y bocadillos industrializados. Por desgracia, esta es la realidad de los niños de hoy.
El niño tiene un cuerpo que no está completamente formado: se desarrolla todos los días, crece y cambia cada vez. Y para todos estos cambios se produzcan correctamente, necesita nutrientes diferentes. Por lo tanto, es cada vez más discutido y demostrado la importancia de una dieta variada y equilibrada para el niño, para que pueda lograr el desarrollo pleno, de acuerdo a su potencial .
Así que preguntémonos: ¿estamos asegurando una sana y diversificada alimentación a nuestros hijos?
Y hasta ahora:  nosotros (padres, tíos, abuelos, hermanos y cuidadores) les estamos enseñando hábitos saludables a través de nuestros ejemplos?
Debemos, desde el principio, fomentar el pensamiento crítico de los niños, especialmente en relación con lo que están comiendo.
¿Cómo es eso? Es muy simple: el niño debe ser informado acerca de los beneficios de una alimentación sana para que nosotros aprendamos a asumir la responsabilidad en el consumo.
Involucrar a los niños en la preparación de alimentos hace  la diferencia. El niño tiene que sentirse parte del proceso.
Podemos probar esto: en la compra iniciar un diálogo acerca de la comida con su hijo. “¿Qué tal dejar el arroz más colorido y hermoso  hoy?”. Comprar zanahorias,  pimiento verde y el maíz  mazorca.
Hablar de cómo los colores son hermosos y vibrantes.
Al iniciar la preparación previa a los alimentos (lavar, cortar, rallar) permitir que el niño  ayude (con restricciones, por supuesto).
Durante el proceso, explicar los beneficios de las zanahorias, que es bueno para sus ojos y conseguir una piel hermosa, protege contra la gripe , el maíz es bueno para el intestino, etc
Hacer hincapié en que son deliciosas e importantes para la salud.
Una vez preparado, sentarse con el niño y disfrutar de una comida, hablar sobre el aroma, la textura, los colores.
Mostrar el placer que implica comer bien y tranquilo. No se puede comer en 10 minutos, debemos tenerlo en cuenta!
Lamentablemente, hemos perdido el placer en la mesa. Las comidas se hacen a toda prisa, sin una elección consciente y alimentos saludables. Esto complica el proceso.
Recordar, somos un espejo: el niño aprende a través de nuestros actos.
Piense en su responsabilidad: para alimentar a los niños debe ser desde el principio, tan diversa y saludable como sea posible. Los hábitos alimentarios se forman tempranamente en la vida y tienen sus raíces para toda la vida!

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario