Proyectos que amenazan el medio ambiente


El proyecto para desarrollar un complejo de ocio invernal en San Glorio es una de las mayores amenazas para la conservación de la biodiversidad que existen en el planeta, según se desprende de una singular iniciativa impulsada por The Guardian.

El rotativo británico, con el apoyo de la revista científica Nature, pidió a sus lectores y a un amplio grupo de científicos del máximo nivel en el campo de la ecología que identificaran cien tareas que los gobiernos de los países del G20 deberían abordar con urgencia para impedir un daño ambiental irreparable.

La selección se redujo finalmente a 26 localizaciones en todo mundo y San Glorio es la única de España, equiparando el pretendido proyecto de la montaña cantábrica a otros como la tala indiscriminada de árboles en la Amazonía (Brasil), las cacerías furtivas del tigre en Rusia, la explotación hidráulica en Turquia, el descontrol sobre la pesca industrial en Reino Unido o la pesca de tiburones en la India e Indonesia solo para aprovechar sus aletas.ss

El documento elaborado por The Guardian fue realizado con motivo de la reunión mundial de Nagoya (Japón) que se desarrolló el pasado mes de octubre. Desde entonces, la web del rotativo británico no ha dejado de recibir propuestas y argumentos para favorecer la paralización de los proyectos, entre ellos el de San Glorio.

Los editores de The Guardian y el equipo científico que asesoró esta acción, entre los que se encuentra un amplio grupo de universidades, sociedades científicas y centros de investigación de todo el mundo, establecieron criterios muy rigurosos de selección. Para entrar en la lista negra, cada propuesta debía estar respaldada por “evidencias científicas contundentes, representar una contribución fundamental a la conservación de la biodiversidad y requerir un compromiso político factible”.

En el caso de San Glorio, los autores del informe consideran necesario “parar la creación de una estación de esquí que amenaza el hábitat crítico del oso en Castilla y León”.
Como prueba, se alude un informe del científico Jon Swenson, de la International Bear Association, que advierte que el complejo invernal tendría “el mismo impacto ambiental que una ciudad de 3.000 habitantes”. Asimismo se recogen las conclusiones de otro informe elaborado por Christopher Servheen (UICN), según las cuales la estación de esquí aislaría más las dos subpoblaciones cantábricas “haciéndolas más susceptibles de sufrir las consecuencias demográficas y genéticas que afectan a las pequeñas poblaciones”.

La iniciativa de The Guardian se mantiene viva actualmente en la web del rotativo (guardian.co.uk/environment/series/biodiversity-100), justificando la iniciativa para que “las especies silvestres o los lugares salvajes bien preservados no tengan que competir con los grupos de interés o los ‘lobbies’ industriales. La flora o la fauna no financian a partidos políticos y no controlan periódicos. Por este motivo, el público interesado en la conservación de la biodiversidad tiene que presionar a los políticos para que cumplan con su obligación”.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario