Tos ferina o convulsiva


La tos convulsa, también conocida como coqueluche, afecta a personas de todas los rangos de edad, aunque en los primeros meses de vida es más grave, y está infección está provocado por la bacteria Bordetella pertussis. En el pasado está enfermedad era muy peligrosa, pero hoy día existe una vacuna para evitar el contagio de la misma, sobretodo de aquellos papás que tienen que desplazarse a su puesto de trabajo.
Esta enfermedad es muy contagiosa y tiene un periodo de incubación que va de 7 a 15 días. Los que la sufren comienzan con un catarro con tos progresiva, a los 10 días comienzan las quintas (accesos de tos), y en ocasiones se producen vómitos.
En los bebés de menos de tres meses, se producen episodios de ahogo con apneas, también se puede interrumpir la respiración y producirse cianosis (piel azul).

La tos convulsa tiene tratamiento, concretamente se trata con antibióticos específicos, que reducen su contagio a casi la mitad, y los síntomas se moderan de manera gradual.
Es importante el reposo, la dieta sana, la hidratación y encontrarse en un ambiente confortable, para que el paciente mejore su estado. Aunque en algunos casos es necesaria la hospitalización.
Si se sospecha que el bebé tiene tos convulsa, está obligado a notificarlo a las autoridades sanitarias lo antes posible, para evitar el contagio a las personas cercanas a él.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario