Un minuto para reflexionar y recuperar nuestra alegría de vivir


Esta semana leí un artículo sobre Toyo Shibata, una autora japonesa que tras verse imposibilitada para la danza -su hobby de toda la vida- se entregó a escribir poesía con 92 años y acaba de convertirse en un boom de ventas a los 99.  Medité pensando en ella, en cómo viviría la vida una mujer así y en lo revelador y positivo que es su ejemplo para todas nosotras.
A veces, demasiado a menudo, veo miradas cansadas, desencantadas, de excombatiente en los bellos rostros de jóvenes mujeres profesionales, universitarias, activas mujeres modernas, hijas de su tiempo. Rodeadas de exigencias constantes y sus inevitables decepciones, de esfuerzos autoinfligidos, yendo a toda velocidad a ninguna parte, víctimas prematuras del desencanto. No son jóvenes, han olvidado cómo serlo.
Recuperar nuestra juventud
Lo primero que vamos a hacer es reflexionar y darnos cuenta de qué es primordial en nuestra vida y qué es accesorio. Vamos a aprender a valorar y a vivir lo que es verdaderamente importante para nosotras. ¿No hay algo profundamente tierno todos los días que sales a tomar café con tu amiga, algo estremecedor en el beso, en la mirada entregada de tu novio? Haz una lista con las maravillas que te rodean y de las que tú misma guardas en tu interior, piensa en qué te hace feliz.
La juventud está en ti, en la belleza de las pequeñas cosas de todos los días, está en conectar con tus sentimientos, en ese milagro constante que veíamos cuando éramos niñas y que sigue ahí, aunque lo hayamos olvidado. Es la alegría, el entusiasmo de vivir las cosas desde el alma y no sólo mentalmente lo que nos hace jóvenes, es esa fuerza indomable de nuestra verdad que sale de dentro. Exprésala siempre que puedas. Demuestra tu amor a los que quieres, dáselo, ten detalles; afianza lo más sólido, bello y verdadero de tu vida, disfruta de ello siempre que puedas.
Eres joven y mereces serlo. Sólo tienes que escuchar a tu corazón, es el único que puede llevarte donde merece la pena ir..
Consejos evidente que nunca está demás escuchar.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Belleza.




Deja un comentario