Anatomía y embriología del páncreas


El páncreas se origina en la 5a semana de gestación como evaginaciones pares del intestino primitivo ante­rior. La yema pancreática dorsal da lugar al cuerpo y cola de la glándula, así como al conducto menor (Santorini), la papila menor y la continuación del con­ducto principal (de Wirsung) hasta el cuerpo y la cola. El páncreas dorsal surge como un divertículo de la cara dorsal del primordio duodenal. La yema pancreática ventral procede del divertículo biliar y pasa alrededor de la cara dorsal del primordio duodenal durante la rotación intestinal para crear la cabeza del páncreas y la porción proximal del conducto pancreático princi­pal.

Las dos yemas pancreáticas se fusionan para formar una glándula alrededor de la séptima semana de gesta­ción, aunque al parecer la fusión completa de los dos conductos para originar el conducto pancreático prin­cipal se retrasa hasta el periodo perinatal. Los componentes endocrinos del páncreas, los islotes de Langer­hans, empiezan a diferenciarse antes que se formen las yemas pancreáticas en la pared del intestino primitivo anterior, a partir de las cuales nace el páncreas.’ Los islotes representan el 10% del páncreas durante la vida embrionaria y fetal temprana, pero disminuyen a me­nos del 1% en el adulto. Los islotes pancreáticos feta­les parecen tener un papel importante en la homeosta­sis fetal. Los acinos pancreáticos se desarrollan a partir de la 12a semana de gestación y en ese momento empiezan a acumular organelos y gránulos de cimógeno característicos de las células acinares. Estas células no secretan cantidades reconocibles de enzima hasta el momento del nacimiento.’

El páncreas es retroperitoneal y de color rosado cla­ro en los niños. Los acinos pueden verse con una lente de aumento de alto poder, al igual que los tabiques que dividen las lobulaciones. La cabeza del páncreas se encuentra en el asa duodenal en forma de C y el proce­so uncinado, o gancho pancreático, emana de la por­ción posteromedial de la cabeza y se proyecta bajo la arteria y vena mesentéricas superiores. El cuello del páncreas se define como la porción de la glándula an­terior a estos vasos. El cuerpo y la cola, a la izquierda de estos vasos, forman un ángulo agudo hacia arriba, en dirección del hilio del bazo. El conducto pancreático principal corre a lo largo de la cara posterior de la glándula y forma una curva hacia abajo en la cabeza para discurrir junto al conducto colédoco, el cual trans­curre por una hendidura posterior al páncreas o dentro de la sustancia de la parte posterior del mismo. El con­ducto pancreático principal y el colédoco se fusionan a veces en un “conducto común” antes de entrar al duo­deno.

El páncreas tiene forma convexa, con su parte me­dia reflejada sobre la superficie anterior de las vérte­bras lumbares superiores y la aorta; las porciones late­rales caen hacia atrás, en dirección de cada riñón. La irrigación del páncreas proviene del tronco celiaco y la arteria mesentérica superior, las cuales for­man el arco pancreaticoduodenal. El páncreas también recibe anastomosis de la arteria esplénica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario