Atresia del colon


La atresia del colon es una forma rara de atresia in­testinal y representa 1.8 a 15% de todas las atresias y estenosis intestinales.Las atresias pueden produ­cirse a cualquier nivel, pero predominan las lesiones tipo III hacia la derecha del ángulo esplénico y las le­siones tipo I distales hacia la división vascular. La atresia colónica complicada con ausencia parcial o to­tal del intestino primitivo posterior se relaciona a me­nudo con defectos mayores de la pared abdominal an­terior y los órganos genitourinarios (p. ej., fisura vesi­cointestinal y extrofia de la vejiga) con los siameses isquiópagos. No es rara la relación de la atresia coló­nica con atresia del intestino delgado, enfermedad de Hirschsprung y gastrosquisis. Lo más probable es que la atresia se deba a daño vascular mesentérico o vólvu­lo intrauterino.

El diagnóstico prenatal se sospecha en el ultraso­nido cuando hay obstrucción intestinal y si el diáme­tro del colon es mayor a lo esperado para la edad gesta­ciona1.

Por lo regular, estos lactantes llegan al término de la gestación y se presentan con datos progresivos rápidos de obstrucción intestinal distal. El retraso del diagnós­tico puede causar isquemia y perforación intestinal proximal.

Las radiografías abdominales confirman la obstruc­ción intestinal distal, muchas veces con un asa intes­tinal grande y desproporcionada que corresponde al segmento colónico proximal ectásico.Esta dilatación puede ser tan masiva que simule un neumoperitoneo.Un enema con medio de contraste confir­ma la atresia del colon y muestra un colon de diámetro pequeño que termina adyacente al segmento colónico obstruido.

El abordaje quirúrgico depende del estado clínico del individuo, nivel de atresia, estado del intestino proximal a la atresia, cualquier atresia relacionada en el intestino delgado, permeabilidad del intestino distal a la atresia y complicaciones. Es importante asegurar la permeabilidad de todo el colon porque es posible que haya múltiples atresias y estenosis, además de ex­cluir la enfermedad de Hirschsprung. Las más de las veces se prefiere un abordaje quirúrgico por etapas, con resección inicial del colon dilatado, colostomía y fístulas mucosas distales. La resección primaria con anastomosis tiene mayor incidencia de complicacio­nes, usualmente por alteraciones distales no identifi­cadas.

Por lo general, el pronóstico es excelente, pero de­pende de la longitud residual del intestino delgado, alteraciones concomitantes del intestino delgado y anomalías relacionadas.

Investigación

Los autores han tratado a ocho pacientes con atresia colónica, excluyendo a aquéllos con malformaciones vesicointestinales completas y a los gemelos siameses. La incidencia por género fue igual y siete eran recién nacidos de término. Cinco tenían atresia tipo III(a), dos tipo I y uno tipo II. Un lactante sufría atresia del hemicolon derecho con dos estenosis adicionales en la región rectosigmoidea.Tres experimenta­ron pérdida extensa de intestino más proximal por atresias relacionadas en el intestino delgado, lo que provocó síndrome de intestino corto en dos de ellos. Cuatro presentaban malrotación, uno gastrosquisis y uno más enfermedad de Hirschsprung en la parte dis­tal del clon. Tres se sometieron a resección primaria con anastomosis, todos con atresia concomitante en el intestino delgado. En uno de estos pacientes la atresia colónica pasó inadvertida porque no se había realizado enema con contraste antes de la operación. La inte­rrupción de la anastomosis produjo la muerte por sep­sis. Otro lactante con anastomosis primaria desarrolló obstrucción intestinal funcional posoperatoria y se con­firmó la enfermedad de Hirschsprung del colon distal. Fue necesaria la colostomía con técnica de descenso. En cinco se practicó colostomía y anastomosis tardía. Uno de éstos estuvo bien durante siete meses, pero desarrolló enteropatía perdedora de proteínas, la cual se investigó en forma extensa. A pesar de los estudios con medio de contraste que tuvieron resultados nor­males, en la laparotomía se encontró un vólvulo cróni­co de 360° en el intestino medio con mesenterio sin fijación alguna y congestión venosa y linfática consi­derables. La curación se obtuvo con el procedimiento de Ladd.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario