Bezoares


Los bezoares son masas de material orgánico o inor­gánico solidificado que se encuentran en el estómago e intestino delgado. Se han descrito cuatro tipos de be­zoares de acuerdo con su composición: fitobezoares, tricobezoares, lactobezoares y diversos. Los Jitobezocrres se componen de material vegetal, como pulpa de na­ranja, apio, caqui, calabaza y pasto. Es más probable que este tipo de bezoares se forme en pacientes con deficiencias de la masticación y motilidad gástrica anor­mal. Los tricobezoares consisten en pelo, casi siem­pre del mismo individuo, pero también pueden incluir otras fibras no degradables, como lana, nailon y pelo de animales. Estos tricobezoares se forman en niños con trastornos emocionales y apetito aberrante. Una variante inusual del tricobezoar gástrico se denominó síndrome de Rapuncel, en el que el bezoar se extiende por toda el tubo digestivo. Los lactobezoares se for­man por precipitados de fórmula, casi siempre en lac­tantes prematuros. Se cree que algunos factores como la premadurez, fórmulas ricas en calorías que contie­nen calcio y alimentación por goteo continuo contri­buyen a su formación. Se ha descubierto que varios medicamentos, como los antiácidos y la cimetidina, forman bezoares.

Los bezoares son asintomáticos hasta que alcanzan un tamaño crítico. Los síntomas incluyen dolor abdo­minal, saciedad temprana, vómito, anorexia y pérdida de peso. A veces hay obstrucción gástrica completa y una masa abdominal palpable, sobre todo con un tricobezoar. En los lactantes prematuros, un lactobezoar puede manifestarse por distensión abdominal, vómito o volumen elevado de residuo gástrico. Las radiogra­fías abdominales y un estudio con medio de contraste del tubo digestivo superior proporcionan el diagnósti­co; luego se utiliza la endoscopia para identificar el tipo de bezoar.

El tratamiento depende del tipo y tamaño del bezoar. Los fitobezoares pueden tratarse con endoscopia y frag­mentación. Las técnicas incluyen fragmentación en tro­zos más pequeños seguida de disolución con solución salina, papaína, acetilcisteína o celulasa.Los lactobezoares y los bezoares inducidos por fármacos pocas veces necesitan intervención endoscópica y las más de las veces se resuelven con hidratación intravenosa y descompresión gástrica. La litotripsia con onda de cho­que extracorpórea y el tratamiento con láser también suelen emplearse. Casi todos los tricobezoares son tan grandes que el tratamiento endoscópico fracasa y se necesita extracción quirúrgica.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario