Embriología, anatomía y fisiología del bazo


Además del traumatismo esplénico, las enfermeda­des quirúrgicas del bazo casi se limitan a enfermeda­des hematológicas. El papel del bazo en la afección hematológica se comprende mejor cuando se conocen su anatomía y función. Los aspectos nuevos importan­tes de la cirugía esplénica incluyen la operación de conservación esplénica, los abordajes laparoscópicos para el bazo y el autotrasplante.

El bazo se desarrolla al lado del páncreas, a partir del mesénquima de la yema pancreática dorsal y el mesogastrio dorsal; puede reconocerse en la 5a semana de gestación. El mesénquima esplénico da lugar a los cordones recubiertos con membrana basal para formar sinusoides. La función esplénica de filtra­ción se establece en ese periodo. Además de la función de filtro, el bazo también se desarrolla como órgano linfoide, con presencia de linfocitos B y T para el final del primer trimestre. Se sabe poco acerca de los facto­res que controlan el desarrollo esplénico, aunque se demostró que una proteína de patrón, hox11 de la fa­milia del homeodominio proteico, es necesaria para el desarrollo del bazo porque los ratones con bloqueo de hox11 nacen sin bazo.

Al momento de nacer, el bazo formado contiene prin­cipalmente linfocitos con agregados de células T, célu­las fagocíticas del sistema reticuloendotelial y células B en folículos. Estos agregados linfoides (pulpa blanca) rodean las arteriolas nutricias del bazo y se cree que funcionan como un área de detección inmunológica para identificar y procesar antígenos extraños y com­plejos antígeno-anticuerpo. La pulpa roja, llamada así por el flujo sanguíneo lento a través de sinusoides, está en posición funcional distal respecto de la pulpa blan­ca; actúa como sistema de filtración fagocítica y digiere los elementos viejos o defectuosos de la sangre como los esferocitos y eliptocitos, material extraño complejo, células y bacterias, con o sin antígenos específicos uni­dos. Es importante señalar que sólo el bazo puede eliminar las bacterias encapsuladas de la corrien­te sanguínea por razones de antigenicidad variable. El bazo también funciona durante el primer o segundo mes de edad como sitio para la hematopoyesis extra­medular.

Los aspectos anatómicos importantes del bazo in­cluyen los ligamentos, la arteria esplénica y la anato­mía segmentaria del parénquima esplénico. Los principales ligamentos suspensorios son el gastros­plénico y el esplenorrenal. La laxitud de éstos y otros ligamentos menores contribuye a que el bazo no esté fijo y se mueva. La división del ligamento esplenorre­nal es necesaria para movilizar el bazo desde el cua­drante superior izquierdo. La arteria esplénica nace del tronco celiaco y tiene un trayecto tortuoso y variable hasta el hilio esplénico. Por lo general, puede llegarse a ella a través de la trascavidad de los epiplones, ya sea por arriba o debajo del páncreas. Las colaterales espléni­cas permiten ligar la arteria esplénica en esta cavidad sin que haya infarto del bazo. La arteria esplénica se divi­de en las arterias del polo superior y del inferior, lascuales definen los segmentos quirúrgicos. El aporte sanguíneo segmentario facilita la esplenectomía parcial.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario