Hernias epigástricas en lactantes


 

Las hernias epigástricas se producen por defectos de los intersticios de las fibras cruzadas de la línea alba. Se desconoce la causa de estas hernias. Es posible que los defectos sean múltiples y casi siempre son de for­ma elíptica, con el eje longitudinal en posición trans­versa. Por lo general, sólo la grasa preperitoneal se her­nia a través del defecto.

Las hernias epigástricas se encuentran en cerca del 5% de los niños. Los pacientes presentan una masa palpable visible o dolor intermitente localizado en el sitio de la hernia. Cuando existe, la masa suele ser sen­ sible, pocas veces mayor de 0.5 a 1.0 cm. En ocasiones
se identifica el defecto sin que haya una masa palpable.

El tamaño pequeño de la masa y el defecto dificulta la identificación una vez que el niño se anestesia. Por lo tanto, cuando el sujeto está despierto se señala la localización exacta de la hernia, por lo regular en rela­ción con una parte distintiva de la cicatriz umbilical.

Las hernias epigástricas no se resuelven de manera; espontánea, por lo que deben repararse. Se practica una incisión transversa limitada sobre el defecto. Si hay grasa herniada, se reduce o se liga para cortarla después. Entonces se cierra el defecto con sutura ab­sorbible y nudos ocultos. La piel se cierra con sutura absorbible y técnica subcutánea.El procedimiento se efectúa en forma ambulatoria. No hay limitaciones posoperatorias para la actividad del niño y las complicaciones son raras.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario