Imágenes diagnósticas en la apendicitis


Muchas veces se busca la confirmación de la apen­dicitis cuando el diagnóstico es tan dudoso que no se realiza de inmediato la intervención quirúrgica. Las radiografías abdominales sin contraste muestran la gama de trastornos que pueden relacionarse con la apendici­tis, pero que no ofrecen ayuda diagnóstica. La presencia de un apendicolitono confirma la apendicitis como causa de la enfermedad, pero cuando se suma a los hallazgos clínicos apoya el diagnóstico. La presencia de un proceso inflamatorio localizado en el cuadrante inferior derecho aunado a los hallazgos de perforación apendicular por interrogatorio o exploración física au­menta la credibilidad del diagnóstico

Debe obtenerse una radiografía del tórax para valo­rar el estado de los pulmones porque algunos casos de neumonitis del lóbulo inferior derecho pueden simu­lar el dolor abdominal de la apendicitis. Sin embargo, no existen signos peritoneales de inflamación en el cuadrante inferior y es probable que un paciente con neumonitis radiográfica y los signos físicos de apendi­citis tenga las dos enfermedades.

Pocas veces se utiliza el enema con contraste, ex­cepto cuando no puede “verse” el apéndice por ultra­sonografía (US) y el diagnóstico no es claro. Una masa inflamatoria así puede simular la enfermedad de Crohn.  La mejor forma de obtener el llenado del apéndice con medio de contraste para excluir el diag­nóstico de apendicitis es mediante una serie esofago­gastrodttodenal con seguimiento en el intestino delga­do. Pocas veces se necesita de la tomografía computa­dorizada para el diagnóstico de apendicitis.

El ultrasonido se convirtió en el estudio imagenoló­gico de elección para la apendicitis. Aunque depende del operador, su precisión se aproxima al 100% en caso de apendicitis aguda. Las características sonográficas de una pared de 6 mm, luz no compresible, fecalito en la luz apendicular y cierta cantidad de líquido perito­neal alrededor del apéndice son diagnósticas de apen­dicitis aguda (fig. 43-4). Una vez que el apéndice se rompe, los hallazgos previos desaparecen y los sustitu­yen el líquido peritoneal y el engrosamiento de asas intestinales; la exactitud diagnóstica es menor.

 Diagnóstico diferencial

Muchas veces existe una duda tal acerca del diagnós­tico que el cirujano elige no proceder con la operación. En tales casos, se interna al sujeto en el hospital, se inician soluciones intravenosas en lugar de ingestión oral y se examina a intervalos cortos. El estado de la persona siempre mejora o se agrava. Las probabilidades de que un apéndice agudo se rompa durante la obser­vación en un servicio de cirugía pediátrica es menor al 1%.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




One Response to “Imágenes diagnósticas en la apendicitis”

  1. LIVINTON Dice:

    CUANDO EL PACIENTE YA ESTA OPERADO CON LA APENDICE ROTA EL CUERPO SE INCHA EN LOS BRASOS Y PIERNAS ESO ES NORMALY Q DEBE ACERCE


Deja un comentario