Ingesta de cuerpos extraños en los niños


La ingestión de cuerpos extraños es más frecuente entre los seis meses y tres años de edad.  existen algunas ca­racterísticas de los cuerpos extraños gástricos que me­recen una mención. Pocas veces se necesita una intervención quirúrgica para extraer un cuerpo extraño una vez que llega al estómago.

La experiencia demuestra que ciertas características de un objeto predicen si pasará del estómago al intesti­no.En general, los lactantes mayores no degluten objetos redondeados con diámetro mayor de 2.5 cm ni cuerpos elongados mayores de 2 cm o cuerpos largos mayores de 5 cm. Incluso cuando un niño ingiere ob­jetos pequeños es poco probable que salgan del es­tómago y deben considerarse candidatos para la re­cuperación endoscópica temprana. La mayoría de los objetos pequeños afilados, como los clavos, tornillos, alfileres rectos e incluso los alfileres de seguridad, pasa sin contratiempos. El avance de cualquier cuerpo extraño gástrico puede favorecerse con una dieta rica en fibra. Es necesario rastrear el trayecto de estos ob­jetos con una serie de radiografías cada cinco a siete días hasta que se compruebe su eliminación. Si un objeto permanece en el estómago durante cuatro se­manas, debe extraerse por vía endoscópica o quirúr­gica

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario