Laringotraqueoplastia sin expansión de cartílago


Laringotraqueoplastia con expansión de cartílago

Cuando la distracción debe ser mayor de 3 mm es necesario aumentar el complejo laringotraqueal con un injerto cartilaginoso. El cartílago autólogo se obtiene al momento de la RLT. El cartílago costal proporciona una rigidez excelente y permite el acabado y formas preci­sos específicos para la vía respiratoria de cada indivi­duo. Es muy importante dejar intacto el pericondrio en la parte intraluminal a fin de proporcionar una super­ficie para el nuevo crecimiento rápido de epitelio cilia­do y remover el pericondrio en la superficie externa para permitir la nutrición del injerto por líquido tisu­lar.32

Un injerto de cartílago colocado en la parte poste­rior requiere una incisión suficiente para cortar la fi­brosis en el área interaritenoidea, pero no demasiado alta o profunda para ocasionar una hendidura laríngea yatrógena.33 La incisión debe extenderse hacia la parte inferior 5 a 10 mm dentro de la pared traqueal membranosa para favorecer la distracción adecuada y la colocación cómoda del injerto.

El cartílago cricoides puede aumentarse en las par­tes anterior, posterior, o en ambas. Los injertos anterio­res son considerablemente más grandes y gruesos que los aplicados en la parte posterior. El injerto anterior es de forma elíptica y no debe extenderse hasta el nivel de la comisura anterior si se desea preservar una fun­ción vocal aceptable. Se conservan pestañas amplias a los lados de la porción de intercalación del injerto para prevenir su prolapso dentro de la vía respiratoria. El cartílago debe tratarse con gran cuidado, ya que un traumatismo innecesario del injerto cartilaginoso por la sutura eleva la posibilidad de necrosis del mismo.

Los injertos posteriores deben ajustarse a ras entre la lámina posterior del cricoides seccionada. Un injer­to excesivamente grueso choca contra la faringe y alte­ra la deglución. Debe tallarse un injerto elíptico para suministrar alrededor de 1 mm de separación por cada año de edad, hasta 1 cm. En casos de colapso supraos­teomal, algunas veces es necesario colocar injertos de cartílago compuestos. 

 

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario