Peritonitis por meconio


La contaminación peritoneal con meconio antes de nacer o en el periodo neonatal inmediato produce peri­tonitis grave, habitualmente con calcificación. La cau­sa probable de contaminación por meconio es la perfo­ración in utero del intestino obstruido como resultado del íleo meconial. Sin embargo, la estenosis intestinal, atresia, vólvulo, hernia interna, bandas peritoneales congénitas, perforación del divertículo de Meckel o del apéndice y otros factores también pueden provocar perforación y peritonitis por meconio.Si esta última se relaciona con FQ se conoce como íleo meconial com­plicado.

La presentación de la peritonitis por meconio en el recién nacido se clasifica en cuatro tipos:

Se forma un seudoquiste de meconio por fuga del meconio durante un periodo prolongado, lo que origina una seudocápsula calcificada y contenido calcificado (fig. 32-6).
2.     Peritonitis adhesiva por meconio, con adherencias fibrosas densas del intestino, que se debe a la con­taminación peritoneal extensa y a menudo se vincula con obstrucción. Algunos de estos recién nacidos no tienen obstrucción y la evidencia de la peritonitis por meconio se encuentra de mane­ra incidental en la forma de calcificaciones intra­abdominales o escrotales.
La ascitis por meconio es resultado de la perfora­ción casi al término de la gestación o después del nacimiento. Es posible que haya calcificación in­traabdominal escasa.
4.     Peritonitis meconial infectada, que es resultado de la contaminación bacteriana del meconio des­piiés del nacimiento.

El método más temprano posible para establecer el diagnóstico de peritonitis o seudoquiste de meconio es la ultrasonografía fetal; empero, sólo 22% de los casos diagnosticados antes del nacimiento requiere una ope­ración neonata1.La incidencia de FQ en los casos de peritonitis por meconio reconocida antes del nacimiento (que representa íleo meconial complicado) es sólo del 8%. Dado que el diagnóstico ultrasonográfico de la peritonitis por meconio depende de la calcificación, la baja incidencia de FQ tal vez se deba a la escasez de enzimas pancreáticas en el feto con esta enfermedad o al meconio pegajoso, que no se escapa del intestino por una perforación.Cuando un feto sufre una cal­cificación intraabdominal, el cirujano debe mantener­se cauteloso ante la necesidad de una operación pos-natal o la posibilidad de fibrosis quística.

El cuadro clínico del recién nacido con íleo meco­nial complicado o peritonitis por meconio incluye dis­tensión abdominal, una masa palpable, pared abdomi­ nal edematosa y eritematosa y compromiso respirato­rio ocasional por la distensión abdominal. Las pérdi­das de líquido a tercer espacio pueden ser graves. Las opciones quirúrgicas incluyen resección del quiste y del intestino no viable con anastomosis primaria o es­tablecimiento de una ostomía de derivación. La resec­ción intestinal se efectúa en forma conservadora, con apego a los principios de conservación intestinal para evitar el síndrome de intestino corto. Una alternativa exitosa consiste en drenaje simple, reposo intestinal, nutrición parenteral total y administración de antibió­ticos seguidos por la operación definitiva dos o tres semanas más tarde.43 El pronóstico debe ser favorable en casi todos los lactantes.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario