Retraso del vaciamiento gástrico en niños


Algunos hallazgos publicados de daño neurológico en niños con RGE son muy diferentes a los anterio­res. Cuarenta de estos pacientes con RVG se sometie­ron a funduplicación y piloroplastia (n = 21) o fundu­plicación sola (n = 19). No se reconocieron diferencias entre ambos grupos respecto de los síntomas recurren­tes, reingreso al hospital o segundas operaciones. Aqué­llos con la piloroplastia adicional tuvieron mucho más complicaciones posoperatorias. En otro grupo de 58 niños con daño neurológico y reflujo sometidos a fun-duplicación se valoró el vaciamiento gástrico antes de la operación; los niños se dividieron en dos grupos, uno con RVG (n = 29) y otro sin él (n = 29). No se hallaron diferencias posoperatorias en la tolerancia a la alimentación, complicaciones ni síntomas recurren­tes; es comprensible que los autores de este informe consideraran que la piloroplastia no suponía un bene­ficio adicional para estos niños. Otra investigación re­trospectiva en niños con reflujo y trastornos neurológi­cos confirmó que la piloroplastia era apenas benéfica.

Un grupo recién publicado de 67 niños con RGE probado se sometió a estudios de vaciamiento gástrico con leche marcada con radionúclidos antes de la ope­ración para el reflujo.En 17 con RVG preoperatorio, el vaciamiento gástrico se normalizó después de la ope­ración, mientras que 14 de los 50 con vaciamiento gás­trico preoperatorio normal mostraron RVG después de la intervención quirúrgica. Puesto que no había forma de predecir qué pacientes con vaciamiento preoperato­rio normal presentarían retraso del vaciamiento des­pués de la operación, y dado que la mayoría de los que tenían RVG preoperatorio presentó vaciamiento nor­mal después, no se pensó que estuviera indicado un procedimiento de drenaje gástrico al momento de la intervención para corregir el reflujo gastroesofágico.

Está claro que este problema aún no se resuelve. En virtud de que una operación contra el reflujo causa a menudo vaciamiento gástrico más rápido, y en vista de que muchos niños con RVG regresan a los patrones normales de vaciamiento del estómago después de un procedimiento contra el reflujo, tal vez sea razonable retrasar la decisión de realizar un procedimiento para drenaje gástrico hasta después de la operación para corregir el reflujo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario