Síndrome del tapón de meconio


El síndrome del tapón de meconio, que se describió por primera vez en 1956,45 es una causa frecuente de obstrucción intestinal neonatal. En un análisis radioló­gico de 133 recién nacidos con obstrucción intestinal, 66% tenía síndrome del tapón de meconio, 20% íleo meconial y 18% enfermedad de Hirschsprung. El sín­drome del tapón de meconio se relaciona con eclamp­sia o diabetes materna, administración de sulfato de magnesio u otros tocolíticos, premadurez, sepsis, fun­ción neuronal intestinal inmadura, hipotiroidismo y otros trastornos metabólicos, todos los cuales causan dismotilidad del intestino neonata1. Al final, se ha comprobado que casi todos los recién nacidos con síndrome del tapón de meconio están sanos. Cerca del 14% de los niños con tapón de meconio tiene FQ, sín­drome de hemicolon izquierdo pequeño o enfermedad de Hirschsprung.

La motilidad anormal del colon permite que el me­conio del hemicolon izquierdo y el recto se vuelva tan firme que se forma un tapón que no puede evacuarse. Lo característico es que el neonato sólo evacue un poco de meconio espeso o nada en absoluto. El abdomen se distiende y el vómito es un dato tardío. Algunas veces es difícil la diferenciación radiográfica entre el tapón de meconio, íleo meconial y en especial la enfermedad de Hirschsprung.

En la radiografía abdominal simple, un paciente con síndrome del tapón de meconio tiende a mostrar asas intestinales dilatadas con unos cuantos niveles hidro­aéreos, poco edema en la pared intestinal y más gas en colon y recto que un sujeto con enfermedad de Hirsch­sprung.El tapón de meconio puede desalojarse y sa­lir después de la estimulación anal y rectal durante la exploración física. Con frecuencia se evacuan cantida­des normales de meconio de inmediato. A pesar de este alivio, en todos los individuos con síndrome del tapón de meconio debe realizarse un enema con medio de contraste. La mayoría de los niños con este síndro­me no expulsa el tapón sin este tratamiento. El enema se efectúa con la misma técnica aplicada en el diagnós­tico del íleo por meconio. El enema casi siempre va seguido de expulsión del tapón y grandes cantidades de meconio con alivio de la obstrucción Los enemas pequeños con solución salina ayudan a com­pletar la evacuación del meconio.

Después del diagnóstico radiológico, todas las per­sonas con síndrome del tapón de meconio deben so­meterse a prueba de sudor a una edad adecuada para descartar la FQ. Algunos cirujanos recomiendan biop­sia rectal para excluir la enfermedad de Hirschsprung en todos los recién nacidos con tapón de meconio; otros vigilan de cerca al paciente para verificar que se desa­rrolle y mantenga un patrón normal de evacuaciones.Debe descartarse el hipotiroidismo mediante detección neonatal. Los estudios indicados por la evolución clí­nica del niño pueden revelar otras relaciones raras con el síndrome del tapón de meconio.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario