Trasplante renal en lactantes y niños


La insuficiencia renal aguda en lactantes casi siem­pre es consecuencia de inestabilidad hemodinámica y la hipoperfusión o hipoxia ocasionan necrosis tubular aguda. La mayoría de estos pacientes recupera la fun­ción renal y logra una supervivencia prolongada o muere por insuficiencia orgánica múltiple.

La insuficiencia renal crónica es inusual en los lac­tantes y se estima que hay 0.2 sujetos con enfermedad renal en etapa terminal (ERET) por cada millón de in­dividuos menores de un año de edad. Las lesiones congénitas como la displasia renal, malformaciones obstructivas o malformación urogenital compleja y la nefrosis congénita son las causas más frecuentes de ERET en niños menores de cinco años y representan el 46% de los casos. La glomerulonefritis, que incluye la glomerulosclerosis focal segmentaria, glomerulonefri­tis membranoproliferativa y nefritis por lupus, y la pie­lonefritis recurrente son las principales causas de ERET en niños mayores  Es necesario identi­ficar las causas hereditarias de insuficiencia renal para planear una conducta general de tratamiento que in­cluya evaluación de otros integrantes de la familia y asesoría genética cuando sea necesaria.

Es esencial el conocimiento de los factores etioló­gicos de la ERET para valorar la posibilidad de recu­rrencia en el aloinjerto y considerar la donación por parte de un familiar vivo. Los pacientes con una alte­ración “estructural/congénita” sin componente inmu­nológico tienen también mejores índices de supervi­vencia del injerto respecto de aquéllos con glomerulonefritis.

El tratamiento antes del trasplante es crucial en los lactantes y niños con ERET. Los sujetos en los que este tipo de enfermedad empieza en la lactancia o la infan­cia temprana tienen complicaciones importantes por retraso del crecimiento, osteodistrofia renal y retraso del desarrollo neuropsiquiátrico. Los avances recientes de los regímenes de diálisis, complementación nutri­cional, eritropoyetina recombinante humana y hormo­na de crecimiento mejoraron notablemente el tratamien­to de estas personas antes del trasplante.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario