Tratamiento quirúrgico de la apendicitis aguda


El tratamiento de elección para la apendicitis aguda es la apendiceetomía.El tratamiento no quirúrgico para la apendicitis aguda se discute más adelante.

Una vez que se toma la decisión de operar, puede iniciarse el tratamiento antibiótico y analgésico. Tal vez sea recomendable ocupar cierto tiempo en la rehidra­tación intravenosa del individuo.

La incisión de elección es la típica de McBurney o la incisión más cosmética de Rockey-Davis en un pliegue de la piel. Es más fácil extender esta última, si es necesario.

Después del ingreso quirúrgico al abdomen puede cultivarse el líquido peritoneal para microorganismos aerobios y anaerobios. Puesto que la cobertura antibió­tica es tan extensa, los resultados del cultivo y sensibi­lidad pocas veces producen un cambio y tal vez no esté justificado el costo.

Manipulación del Apéndice

El apéndice inflamado debe manipularse lo menos posible. Es fácil encontrar el ciego y extraerlo por la herida al tirar de él hacia el hombro derecho del pa­ciente. Algunas veces las adhesiones cecales a la pared abdominal lateral o una incisión demasiado pequeña impiden la extracción del ciego.

Cuando el ciego y el íleon terminal salen por la he­rida abdominal, puede encontrarse el apéndice en el sitio donde se unen las tenias. La tercera parte de los apéndices están en posición retrocecal y por lo general se liberan con facilidad mediante disección digital. Casi nunca es necesario extirpar el apéndice en forma retró­grada. El epiplón envuelto alrededor del apéndice debe dividirse y retirarse junto con ésta.

Tratamiento quirúrgico de la apendicitis aguda Preguntas y Respuestas

El muñón apendicular puede tratarse de varias for­mas; todas las técnicas tienen sus defensores. Es raro que la inflamación del apéndice afecte el ciego de tal forma que impida la práctica de una sutura en jareta, si se desea.

La herida se cierra por capas. El tejido subcutáneo puede cerrarse por separado antes de cerrar la piel.

Algunos sugieren la irrigación intensiva de la herida con solución salina o antibióticos o la aplicación de cefoxitina en polvo para reducir la incidencia de infec­ciones subcutáneas en la herida (Sandler AD, Ein SH, datos no publicados, 1977). Puede obtenerse un índice de infección en la herida de 2% con cefoxitina intrave­nosa una hora antes de la operación junto con la apli­cación subcutánea de cefoxitina en polvo.

La hernia incisional es poco común con la técnica de McBurney, incluso en presencia de infección de la herida. Una infección profunda en la herida puede oca­sionar una hernia incisional cuando se practican otras incisiones.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Preguntas y Respuestas.




Deja un comentario