Tumores gástricos


  El tumor gástrico más frecuente en los niños es el teratoma, que representa menos del 1% de todos los teratomas pediátricos. Hasta la mitad de los años 90 se creía que estos tumores sólo se presentaban en varo­nes, pero hay múltiples informes de casos en muje­res. Además,aunque al principio se pensaba que siempre eran benignos, también puede haber teratomas malignos.Los síntomas iniciales más comunes son distensión abdominal y una masa palpable. Existe un informe de un teratoma gástrico que ocasionó he­morragia digestiva superior como primer síntoma.

 Duplicaciones gástricas

Las duplicaciones digestivas tienen un origen gástri­co en menos del 4% y habitualmente aparecen en las regiones antral o pilórica.1 Las duplicaciones esofa­gogástricas combinadas son muy raras. Estas anor­malidades deben diferenciarse de las duplicaciones en otras partes del tubo digestivo que pueden tener tejido gástrico ectópico dentro de ellas. Se han propuesto varias teorías para explicar la formación de estas anoma­1ías.

La evaluación radiográfica más efectiva de estos tu­mores es la tomografía computadorizada o el ultrasoni­do. El tratamiento consiste en la resección quirúrgica completa, aun cuando se requiera una gastrectomía sustancial, por el potencial de los teratomas para recu­rrir o sufrir degeneración maligna.

Los tumores malignos del estómago son muy raros en los niños y sólo representan 0.1% de los tumores malignos pediátricos. Varios informes describen linfomas gástricos en niños, ya sea con características patológicas de Hodgkin o de no Hodgkin.Los sig­nos y síntomas iniciales son inespecíficos y pueden incluir dolor abdominal, pérdida de peso, anorexia, una masa abdominal palpable u obstrucción de la salida gástrica.En pacientes mayores, la incidencia de linfo­ma gástrico va en aumento, tal vez como consecuencia de la infección por Helicobacter pylori.  La infec­ción por este microorganismo induce cambios epite­liales de gastritis crónica que pueden conducir al des­arrollo de linfoma de grado bajo del tejido linfoide relacionado con la mucosa, que luego evoluciona a lin­foma de grado alto. El tratamiento exitoso de los linfo­mas del tejido linfoide relacionado con la mucosa en niños incluye el tratamiento antibiótico para erradicar H. pylori, así como quimioterapia.Los linfomas de grado alto no responden a este tratamiento y requieren resección quirúrgica del tumor, además de tratamiento multimodal posoperatorio.

Otros tumores malignos del estómago publicados incluyen los sarcomas de tejido blando y los ganglio­neuroblastomas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario