Buenos y malos hábitos para hacer dormir a tu bebé


Cuando a un niño pequeño le cuesta mucho dormir, hay un montón de cosas que los padres pueden hacer. Aún así, es preciso actuar con precaución, ya que algunas de estas ayudas pueden significar impedimentos para que duerma de un tirón.
Todos los niños se despiertan a medias unas cuantas veces todas las noches. Ese ligero despertar es parte de la evolución normal de las fases del sueño. Van cambiando con el tiempo y no suponen problema alguno. Sin embargo, se convertirán en un auténtico calvario si el niño sólo aprende a dormirse en ciertas condiciones que no se dan por la noche cuando está medio dormido. Es entonces cuando su sistema pone en marcha la señal de alarma y acaba despertándose del todo. Naturalmente, en ese momento intenta reproducir las condiciones habituales de cuando está dormido, para poder continuar con su sueño. En los adultos ocurre lo mismo.
Mientras usted no pueda esperar del niño que duerma de un tirón, es decir, durante los primeros dos o tres meses, nada de lo que aquí se ha indicado molestará su sueño. Sólo cuando llegue a la edad en que puede dormir de un tirón vale la pena tener cuidado de que no desarrolle hábitos que le impidan luego dormir sin interrupciones. La mayoría de los bebés están preparados para dormir sin interrupciones a los tres o cuatro meses de vida, suponiendo que estén sanos y que no hayan nacido mucho antes de la fecha establecida, porque en el caso de niños prematuros deben recuperar todavía parte de su desarrollo.

El bebé se duerme mientras come.
En los recién nacidos es normal e inevitable, pero esta situación desaparece a medida que el bebé se va haciendo mayor. A muchos padres les gusta mantener ese hábito porque tener al niño en brazos y mirarlo mientras come felizmente, ya casi dormido, resulta una experiencia satisfactoria y relajante. Si su hijo duerme de un tirón, como le corresponde a cierta edad, no hay nada que objetar a que se duerma de esta manera. Pero tan pronto como el niño se despierte por la noche y necesite comer para continuar durmiendo, es mejor hacer una diferencia clara entre comer y dormir.
Debido a esos hábitos para dormirse, el niño se acostumbra a las tomas nocturnas, que le impiden comer después durante el día lo que necesita. Intente paulatinamente dar de comer al bebé sólo cuando esté bien despierto y no tenga sueño. Si empieza a dormirse mientras come, no deje que continúe la toma y póngalo en la cuna. Por la noche, cuando se trate de dar al niño una toma abundante, puede organizarle la comida antes de cambiarlo y juguetear un poco con él. Cuando su bebé se quiera dormir mientras come, cámbiele los pañales para que se despierte y pueda acabar la toma.

El bebé necesita un chupete para dormirse.
Mientras el bebé tenga una edad en la que todavía no se pueda poner solo el chupete en la boca —es decir, cuando tiene menos de un año—, la costumbre de acudir al chupete en el momento de dormirse se convierte en un impedimento para dormir de un tirón. El chupete se le cae de la boca tan pronto como se le relaja la mandíbula. Entonces se despierta porque echa en falta el chupete al iniciar el sueño siguiente. Es mejor que los bebés pequeños aprendan a «chuparse el dedo». Los dedos pueden encontrarlos con facilidad durante la noche. Además, debe tener en cuenta que muchos bebés ya han empezado a «chuparse el dedo» durante el embarazo.
Para un niño a partir de un año el chupete ya no supone ningún problema, ya que es capaz de encontrarlo fácilmente y ponérselo en la boca. Así, puede dormirse de nuevo él solo. Como medida preventiva se le pueden dejar unos cuantos chupetes al lado de La almohada para asegurarse de que encontrará alguno.

El bebé quiere dormirse en brazos.
A la larga, los bebés que siempre se duermen en brazos y se despiertan en la cuna se sienten engañados. Naturalmente, los brazos son el lugar preferido de todos los bebés. Pero no lo duerma en brazos nunca porque estará en la cuna a media noche cuando se despierte.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario