Consejos para que tu bebé aprenda a distinguir el día de la noche


Durante las primeras semanas de vida, el niño ya es capaz de empezar a establecer las diferencias entre día y noche. Con los siguientes consejos usted puede ayudar al bebé durante los primeros seis meses de vida a hacer que las noches resulten verdaderas noches. Cuando un bebé no quiere dormir por la noche, normalmente se debe a que ha dormido demasiado durante el día.
En este caso, debe intentar sobre todo que el niño traslade a las horas del día la mayor parte de las ocho a diez horas de vigilia.

Durante el día
• Mientras su bebé tenga menos de seis meses, no lo aísle de los ruidos cotidianos habituales de la casa. No lo haga dormir en una habitación silenciosa. No cuelgue en la puerta durante el día el cartelito «Bebé durmiendo». No diga a sus hijos mayores que no deben hacer bulla, y no se preocupe si el perro ladra. El bebé está acostumbrado desde hace tiempo a todos estos ruidos; los ha estado oyendo durante el embarazo a través de usted. Además, él mismo se ocupará de que nada lo prive de dormir cuanto necesita durante el día. Si se despierta por un ruido y continúa despierto, significa que, por el momento, ya ha dormido lo suficiente. Las horas que no duerme durante el día, las recuperará, como debe ser, por la noche.
• ¿Qué podemos hacer si durante el día su casa está demasiado silenciosa y el bebé duerme sin cesar? En ese caso, tiene usted dos posibilidades: déle conversación, dedíquese intensamente a él mientras esté despierto, para mantenerlo despejado el mayor tiempo posible. Póngalo en su cuna sólo cuando también usted se vaya a la cama. El resto del tiempo llévelo con usted mientras desempeña las tareas domésticas o hace la compra, cuando cocina o toma café con una amiga en el bar. De esta manera, el bebé no sólo estará tranquilo, sino que participará a su manera de las distintas actividades y recibirá más estímulos. Aprenderá que las horas del día son un tiempo interesante durante el cual suceden muchas cosas.
• Hasta los seis o siete meses, por lo menos, es mejor que su hijo duerma dos pequeñas siestas aislado en su habitación. En estos ratos es importante respetar el ritmo adecuado de esos dos momentos de reposo. A esa edad, despierte a su hijo sin sobresaltos en el caso de que, durante el día, duerma demasiado. Las fases más largas de vigilia deben ser a última hora de la tarde y a primera de la mañana, para que por la noche duerma sin problemas. Si le alarga la siesta de la mañana, le retrasa la de la tarde y, además, si ésta dura demasiado, el bebé no podrá dormirse a su debido tiempo. Un bebé de seis meses no debe dormir más de cuatro horas durante el día; en caso contrario, no dormirá bien por la noche
• Procure que por la noche haya la menor luz posible. Lo mejor es colocar en el dormitorio y en el baño lamparitas que sólo den la luz suficiente para que se pueda ver lo imprescindible. Puede colocar pequeños biombos en las lámparas, o bien lamparitas de mesa con bombillas de quince vatios en cada habitación para encenderlas por la noche.
• No se muestre muy comunicativa cuando le dé las tomas de la noche. Su bebé necesita alimentarse, pero no una madre que en todo momento reaccione a cada sonrisa. Es suficiente con g que se muestre comunicativa durante el día. Así, el bebé aprenderá con mayor rapidez que la noche es para dormir y reposar, y el día para reír y jugar.

Lo mismo vale para cambiarle los pañales. Haga solamente lo necesario, en el menor tiempo posible y en silencio. Evite paseos nocturnos con el bebé en brazos y asegúrese de que lo tiene todo a mano para cambiarle los pañales.
Tan pronto como su bebé ya no se haga caca encima durante la noche (más o menos a partir del tercer mes), deje de cambiarlo durante esas horas. Utilice un pañal extragrueso nocturno, que lo mantenga seco hasta la mañana siguiente.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario