Consultas de enfermería


En una consulta de enfermería, se proporcionarán al menos los servicios siguientes:
– Adiestramiento terapéutico y medicamentoso: broncodilatadores, autoinyección, medicación compleja, orientación sobre medicamentos del botiquín, consumo farmacológico, automedicación, etc.
– Consulta por problemas menores que no precisan medicación como primera medida.
– Educación para la salud sobre hábitos saludables: alimentación y nutrición, ejercicio físico, deshabituación tabáquica, prevención de accidentes, etc.
– Asesoramiento, información y adiestramiento al usuario sobre aspectos relacionados con ingresos hospitalarios, pruebas diagnósticas, utilización de recursos, etc.
– Detección de necesidades sociales y derivación al trabajador social para el asesoramiento e información al usuario sobre prestaciones complementarias y sobre la adecuada utilización de los recursos sociosanitarios.
– Valoración de problemas o necesidades de salud y derivación de los usuarios, si procede, a otros profesionales del equipo para su correcta atención.
– Atención a pacientes y familiares tras altas hospitalarias que requieran cuidados de enfermería.
En cada centro, dependiendo de sus características y de la población a atender, adecuarán la cartera básica de servicios a proporcionar desde la consulta de enfermería a demanda. Asimismo, se establecerán los criterios de derivación necesarios para garantizar la coordinación de las enfermeras con el resto de profesionales del EAP.

La consulta de enfermería a demanda debe resolver los problemas más comunes planteados por los pacientes, aplicando protocolos de actuación en aquellos casos en los que se requiera.
El proyecto de informatización ABUCASIS II facilita la utilización de metodología en cuidados de enfermería, mediante la Historia de Salud electrónica (SIA). Hasta la completa implantación de Abucasis II, los centros pendientes seguirán utilizando la HSAP en formato papel.
Así también, ABUCASIS II facilita la gestión de las agendas permitiendo una mejor organización del trabajo.

La metodología a utilizar en la valoración debe basarse en el uso de los patrones funcionales de M. Gordon, que integra diferentes áreas de interés en los diagnósticos enfermeros (taxonomía NANDA) y en las posteriores intervenciones a realizar (taxonomía NIC).

El correcto funcionamiento de la consulta a demanda conlleva la reorganización global de las agendas de las enfermeras teniendo en cuenta la disponibilidad de espacios y el ajuste de los tiempos a las actividades a realizar.
Además, será necesario alcanzar la mayor coincidencia horaria posible con las consultas de médicos y pediatras de tal manera que las derivaciones que se produzcan entre éstas y las consultas de enfermería se atiendan en el mismo día, con la menor demora posible, aumentando así la eficiencia de la prestación.
La citación se realizará a través de los servicios de admisión y también desde la consulta de otros profesionales del EAP.
Uno de los requisitos que debe cumplir la reorganización de las agendas es que la prestación de este servicio se realizará diariamente con una oferta horaria lo más amplia posible, a fin de facilitar la accesibilidad de los usuarios. En todo caso, se diferenciarán claramente las consultas a demanda de las consultas urgentes.
Los coordinadores de EAP y las direcciones de Departamento son los responsables de una organización pertinente de las agendas de acuerdo con los recursos y características específicas de cada centro y coherentes con los requisitos especificados en este documento.
La enfermera debe ser conocida y accesible para los usuarios. Por ello, los modelos organizativos deben orientarse a eliminar la actividad centralizada o por tareas, potenciando la figura de la enfermera de referencia que atiende a su población adscrita. Todo ello propiciará el incremento del grado de satisfacción percibido por parte de los usuarios y de las enfermeras.
La normalización o puesta en marcha de esta consulta no supone, por sí misma, la necesidad de una mayor dotación de recursos humanos para los centros de atención primaria, sino una racionalización de los recursos actuales.

La solicitud de cita para esta consulta la pueden realizar los usuarios por iniciativa propia a través de Internet, de mensajes de telefonía móvil o del servicio de citación (a través del teléfono o de forma presencial).
Asimismo, los profesionales del Equipo de Atención Primaria (EAP) también podrán derivar usuarios a esta consulta, a través de la citación directa en la agenda de la enfermera. Cada EAP definirá previamente, con la participación de los profesionales implicados, los criterios de derivación.
La enfermera, tras la actuación correspondiente en la consulta a demanda, podrá a su vez, derivar a otros profesionales o incluir en su agenda de consulta programada, de atención domiciliaria, de actividades comunes, etc.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Enfermería.




Deja un comentario