Dormir por turnos con el bebé para que máma descanse


Hay otra solución para que la madre pueda dormir más durante los dos primeros meses. Se trata de que el padre y la madre duerman alternativamente durante los primeros dos o tres meses en la habitación del bebé.
Cuando al padre le toque el turno de dormir con el bebé, lo acercará a la madre para que ésta le dé el pecho y después le cambiará los pañales en el cuarto del bebé.

Es sorprendente lo que llega a dormir de más la madre si no se despierta a la primera señal del niño y si puede darle el pecho casi entre sueños. A lo largo de la noche todo se debe conjugar para que la madre recupere fuerzas. El descanso aumenta la producción de leche. El padre puede compensar la falta pasajera de horas de sueño cada dos noches, si en su noche «libre» duerme de un tirón sin ser molestado.
• Durante los primeros meses, déle el pecho o el biberón al bebé por la noche tan pronto como le sea posible, en cuanto el niño tenga hambre. Las tomas nocturnas todavía son imprescindibles, de modo que vale la pena no esperar a que el bebé llore a grito pelado. Si lo hace, se debilita y no se dormirá de nuevo con tanta rapidez.
• Sólo cuando el bebé sea lo suficientemente mayor para pasar la noche con menos comida debe darle la oportunidad de dormirse solito. Entonces es el momento adecuado para esperar y ver si se puede calmar sin su ayuda.
A partir del tercer mes, el padre puede dar al bebé una de las tomas con el biberón de leche materna extraída del pecho de la madre. Si esta práctica se adoptara antes podría afectar a la producción de leche. Entre la sexta y la octava semana, la leche materna mantiene un delicado estado de equilibrio entre la demanda y la oferta. A más tardar, a partir del tercer mes la madre podrá extraer un poco de leche después de dar el pecho y, a continuación,congelarla. Las madres que tienen leche recogen a lo largo del día suficiente cantidad para una toma nocturna. La leche se mantiene en buenas condiciones sencillamente en la nevera. Al calentarla, se debe tener cuidado de que no se caliente más de lo necesario y de que no pierda ninguna de las valiosas sustancias nutritivas que posee.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario