Niños con miedo al dormirse


El momento de acostarse siempre significa separación para un niño. El mundo que se encuentra mientras duerme es un lugar desconocido y, a veces, también la puerta de entrada a ese mundo lleno de seres fantásticos que lo asustan. Pero usted puede ayudar a su hijo a sentirse lo suficientemente protegido para entrar por esa puerta.
El ritual de acostarlo empieza a tener un nuevo significado a esa edad. El rato antes de dormirse puede ser un tiempo de entrañable dedicación durante el cual el niño sienta de modo especial el amor y la protección de sus padres.

Ayude a su hijo a ganar confianza, léale cuentos que coincidan con su situación y le resulten un estímulo interior. Si usted educa a su hijo en alguna religión, encontrará con seguridad posibilidades para ayudarle a sentirse protegido por la noche. También encontrará ideas interesantes si se aleja de las creencias convencionales y acude a las antiguas religiones naturales de los indios, los tibetanos.0 otros pueblos.
Los animales dañinos, los fantasmas y los monstruos no están en realidad en la habitación del niño; pero eso sólo lo sabemos los adultos. Cuando un niño ve seres malignos o los siente, hay dos cosas que los padres no deben hacer:
Actuar como si mataran a los monstruos, pues no harían más que confirmar la sospecha del niño de que, en realidad, existen.

Tratar las imágenes fantásticas del niño como una solemne tontería.

El camino intermedio es tomar en serio los sentimientos del niño y descartar la existencia de los monstruos.
Acaricie a su hijo o tómelo en brazos para hacerle sentir —no sólo saber— que no está solo. Es una buena idea encender un rato la luz para que vea la parte agradable de la realidad. Pero no es necesario abrir el armario de la ropa ni mirar debajo de la cama para mostrarle que los monstruos no están allí. Aún es menos necesario cerrar las ventanas. Diga a su hijo que los monstruos no existen, pero no se ría de él.
Si su hijo ya es un poco mayor, puede tener una pequeña charla con él. Así descubrirá qué es exactamente lo que le asusta. A veces, hay soluciones más sencillas: una lamparita para evitar la oscuridad total o bien dejar la puerta entreabierta para que no se sienta solo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario