Si su bebé se duerme todos los días muy tarde


Acepte por lo pronto el ritmo de su hijo. Déjelo seguir despierto sin preocuparse hasta el momento en que realmente se duerma. No se esfuerce en meterlo en la cama antes de lo que él quiera.
La ventaja: su hijo caerá dormido apenas esté en la cuna y ya no intentará remolonear. Tampoco se quedará despierto durante horas ni le tendrá miedo a los monstruos. Se dormirá fácil y rápidamente. poco después de acostarse.
Los cambios se producirán cuando empiece a levantarlo más temprano por la mañana. Fíjese a qué hora se despierta normalmente, y despiértelo diez minutos antes al día siguiente o quince minutos antes cada dos días. Si su hijo dormía hasta las diez, levántelo el primer día a las 9:50, el segundo a las 9:40, etcétera.
Después de haberle adelantado la hora de levantarse, adelántele también la hora de acostarse por la noche. Si el niño solía acostarse a las 22:00, acuéstelo a las 21:50, al día siguiente a las 21:40, etcétera.
Si su bebé continúa durmiendo la siesta debe tener cuidado de que ésta no se alargue demasiado. Despiértelo de la siesta sin sobresaltarlo a la hora establecida. Aunque su hijo ya no está en la edad de hacer la siesta, quizá le guste hacerla. Pero nunca debe considerarla obligatoria. Su bebé estará seguramente adormilado durante el día si lo ha despertado antes por la mañana; sin embargo, en ningún caso debe dejar que vuelva a dormirse. Por la noche estará realmente cansado y se dormirá antes de la hora acostumbrada.
Si dormía la siesta más bien al acabar el día, debe asimismo adelantársela según la pauta establecida. En los niños pequeños lo mismo, vale para el horario de las comidas. Todo se adelanta diariamente diez minutos.

¿Tiende su hijo a levantarse temprano?
Si su hijo tuviera que dormir más por la mañana, significa que por la noche también debe acostarse más tarde. Empiece a retrasarle cada día diez minutos la hora de ir a dormir.

¿Está su hijo acostumbrado a dormirse de nuevo pocas horas después de haberse despertado temprano por la mañana? En este caso, debe retrasar ese sueño. ¿Está ya en edad de necesitar sólo una siesta al día? En tal caso, puede retrasar esa siesta temprana hasta el mediodía. Tan pronto como su hijo consiga abandonar la siesta de primera hora de la mañana empezará a alargar el tiempo del reposo nocturno.
¿Está su bebé acostumbrado a hacer su primera toma a las cinco de la mañana? Se despertará porque está acostumbrado a tener hambre todos los días a esa hora. Pero no tiene por qué ser así. Usted puede retrasar un poco cada día la toma y, a la vez, el resto de las comidas en la misma medida.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario