Autoestima y emociones autoconscientes


A todas las personas les preocupa proyectar frente a los demás una imagen favorable y se esfuerzan por mantener un sentido social positivo. En la mantención de esta imagen, las emociones de orgullo, vergüenza y culpa, definidas como emociones autoconscientes, juegan un rol central.

Estas emociones, a diferencia de aquellas más básicas como la alegría, tristeza y la rabia que aparecen en el primer año de vida, surgen más tarde en el desarrollo y se relacionan estrechamente con el sí mismo.

Cuando un niño o niña se siente avergonzado, es una señal que amenaza a su yo, induciéndolo a dejar de hacer aquello que le produce vergüenza. A veces los padres, sin querer, avergüenzan a sus hijos cuando se equivocan al estar aprendiendo a hacer algo nuevo, lo que bloquea el interés del niño por continuar haciendo lo que estaba intentando realizar. Por el contrario, si un niño se siente orgulloso por algo que ha realizado bien, esta emoción lo estimulará a continuar haciendo aquello que lo enorgullece.

La vergüenza produce un descenso en la autoestima, en tanto que el sentirse orgulloso fortalece la autoestima positiva. A su vez, los niños que tienen una autoestima negativa son más sensibles a tener temor al rechazo, por lo que son más vulnerables a la vergüenza y pueden reaccionar con más intensidad ante posibles amenazas de pérdida de su “estatus social”.

Autoestima y emociones autoconscientes Psicología y Psiquiatría

Es necesario tener especial cuidado en no someter a los niños a experiencias embarazosas o humillantes, porque está demostrado que ellas activan los niveles de cortisol y cito-quinas inflamatorias, lo que afecta el sistema autoinmune.

Las primeras señales de que se sienten orgullosos por algo que han realizado aparecen como a los 3 años, habitualmente como un aprendizaje frente a los gestos de aprobación de los padres; por ejemplo, cuando los niños dicen “lo hice yo solito”. No dude en expresarles a sus hijos lo orgulloso que está de ellos; recuerde que el único amor incondicional que las personas tienen es el de sus padres.

El caso de una niña siempre triste

Tamara era una niña que presentaba un estado de ánimo triste, con miedo a enfrentar nuevos desafíos, sentía mucha vergüenza y miedo a fracasar. Conversando con los padres, que provenían de familias muy estrictas desde el punto de vista moral, y analizando sus estrategias educativas, ellos llegaron a la conclusión que habían usado excesivamente la culpa y la vergüenza con Tamara. Esta toma de conciencia de los padres los llevó a asumir una actitud más liberadora frente a las dificultades que tenía Tamara. Cuando la niña se equivocaba comenzaron a normalizar el error, evitaron criticarla en público y realizaron sus mejores esfuerzos en valorizar los logros, tarea que no les resultó fácil debido a la propia educación recibida. La atmósfera de alegría que empezó a notarse en la casa y la percepción que sus padres estaban orgullosos de ella, sin tener que ser perfecta para que sus progenitores la quisieran, mejoró significativamente el estado de ánimo de Tamara, disminuyendo su miedo al fracaso.

Las emociones autoconscientes son centrales en la construcción de la narrativa acerca de sí mismo, son muy significativas en la regulación moral y tienen un efecto importante en la formación de la personalidad de los niños. Los esquemas emocionales que los niños adquieran de sí mismos, van a estar influenciados por el estilo disciplinario de los padres y por la alfabetización emocional que ellos les entreguen. Un autoconcepto positivo se caracteriza por el predominio de las emociones que valoran sus logros y sus capacidades. El orgullo sano es una emoción que refuerza y mantiene la autoestima.

El sano orgullo es un sentimiento que estimula a los niños a poner esfuerzo en conseguir realizaciones y que se relaciona también con conductas prosociales.

Haga un álbum de fotos familiar o de recuerdos escritos con actividades de las cuales su hijo o hija pueda sentirse feliz y orgulloso, rememorando logros del niño o niña. Si lo desea, escriba un mensaje al lado de cada foto o recuerdo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario