Dificultades para aprender y autoestima


Los niños de bajo rendimiento escolar tienden a presentar una baja motivación por aprender, esforzarse apenas, quedarse con una sensación de frustración por sus experiencias de fracaso, sentirse poco eficaces y evitar los desafíos escolares, puesto que parten de la premisa de que no les va ir bien. Estos alumnos presentan generalmente una autoestima académica negativa.
La autoeficacia está muy relacionada con las atribuciones que hace el niño o niña. Las atribuciones se refieren a la causalidad percibida; es decir, a los factores que la persona piensa que fueron los que explican los éxitos o los fracasos. Así puede pensar que un buen resultado se ha debido a mucho estudio, pero también al esfuerzo, a la suerte, a la ayuda de otro, etcétera.

Se ha observado que los niños con problemas de aprendizaje tienden a atribuir sus fracasos a una falta de capacidad. Cuando logran tener algún éxito, lo atribuyen a factores externos como “la suerte” o a que “la prueba estuvo fácil”; y sus fracasos o su falta de habilidad lo atribuyen a factores internos, tales como “no puedo” o “no soy capaz” (Reid y Borkwski, 1987; Juvonen, 1988). Según los estudios realizados, este tipo de atribuciones, además de tener un alto costo emocional y ser un freno para el desarrollo de la autoestima, dificultan la superación académica, ya que el niño asume una actitud desesperanzada por falta de motivación y energía para trabajar. Cabe recordar cuántos niños se suicidan a fin de año por efecto del fracaso y por temor a la reacción de sus padres, lo que es una señal de que los niños necesitan apoyo en sus crisis y no castigos o amenazas.
Para que un niño o niña con síndrome de déficit atencional aprenda más, es necesario, además de aplicar procedimientos pedagógicos especiales, crear un vínculo de confianza básica que transmita al niño(a) un sentimiento de seguridad en sus propias capacidades.

Vicente, un niño de 7 años, de inteligencia normal alta, pero que padecía de un cuadro disléxico, que lo llevó a tener muchas dificultades para aprender a leer y que se veían agravadas por el bilingüismo del colegio al que asistía, llegó a consultar porque desarrolló un cuadro de fobia al colegio por una autoestima negativa. A pesar de que generaciones de hombres de su familia habían asistido al mismo colegio, los padres estuvieron abiertos a cambiarlo a un establecimiento de menor nivel de exigencia, especialmente en idioma, y donde valorizaran su talento matemático. Con apoyo psicopedagógico y la asistencia a un grupo psicoterapéutico para mejorar su autoestima, Vicente recuperó la confianza en sus capacidades y tuvo un aumento significativo en su autoestima académica.

Se ha observado que la autoestima académica, como el niño se percibe a sí mismo en la situación escolar, tiene un peso muy importante dentro de la autoestima global. Durante la etapa escolar, los niños que tienen un buen desempeño académico, por lo general no presentan problemas con su autoestima, ya que dados sus logros escolares y la importancia de estos, tienden a sentirse satisfechos con ellos mismos.
El sentimiento de autoeficacia que los niños desarrollen depende en gran medida de los adultos. Será más fuerte si se les proponen tareas motivadoras, interesantes, alcanzables, que constituyan un desafío posible, que les susciten un esfuerzo sostenido y que les hagan sentirse bien con ellos mismos.

Si bien es necesario motivar a los niños al inicio de los trabajos y evaluarlos al final de ellos, es fundamental alentarlos en el camino y guiarlos de manera de maximizar sus posibilidades de éxito. Por ejemplo, en un trabajo de investigación, preguntarles varios días antes de la fecha de entrega, qué materiales han revisado y sugiérales otros caminos para encontrar información, pero sobre todo, valore más lo que han hecho.
El problema de las dificultades de aprendizaje, más que ellas en sí mismas, son los efectos que tienen en la autoestima de los niños y en conductas que pueden ser muy disruptivas, ya que para evadir la ansiedad que el sentimiento de fracaso les provoca, pueden caer en comportamientos más problemáticos que las mismas dificultades de aprendizaje.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Consejos para Mamá.




Deja un comentario