La importancia de los encuentros y ritos familiares


La conversación en familia sobre temas relevantes estimula el desarrollo cognitivo y emocional del niño o niña. En muchas familias se conversa solo sobre hechos y pocas veces sobre ideas y sentimientos.

Pensar en asuntos del mundo externo o del entorno familiar que puedan ser enriquecedores para los niños, hará que la convivencia familiar sea más entretenida y fructífera. En estas conversaciones, la valoración de las opiniones de los niños es de la mayor significación para su autoestima. Sentir que es escuchado, que lo que opina y aporta le interesa a los otros, lo hará sentirse más seguro en relación a su capacidad de expresar y defender sus opiniones, aunque ellas sean diferentes del grupo.

Una buena manera para conectarse con las necesidades familiares es el realizar reuniones para conversar con un ánimo positivo sobre temas que puedan ayudar al mejoramiento del clima familiar. Los temas dependen de la edad de los niños y de las necesidades de la familia, empezando con temas nutritivos y no conflictivos, de modo que no asocie estas reuniones solo a conflictos. Por supuesto que a veces será necesario abordar algún tema conflictivo, pero en estas ocasiones es bueno recordar a los niños y también a los adultos que la idea es encontrar soluciones y no agredirse mutuamente.

La importancia de los encuentros y ritos familiares Psicología y Psiquiatría

Algunos temas de estos encuentros familiares podrían ser, entre otros

En estas reuniones, si se crea un ambiente grato donde todos pueden participar en forma democrática, los niños se sentirán parte importante de la familia. La sensación de pertenencia es un elemento muy central para estimular la autoestima.

Ritos familiares

Otro tipo de encuentros familiares son aquellos facilitados por los ritos familiares, donde la familia acostumbra llevar a cabo una celebración o una tradición familiar, que es propia de ellos y los identifica. De esta manera, los miembros de la familia anticipan el suceso que vivirán con ansias y pueden ir preparándose para el evento.

Los ritos familiares suelen ser recordados con mucha nostalgia y alegría en el futuro, y cuando los hijos construyen sus propias familias por lo general adoptan muchos de estos ritos en la familia que van a conformar.

Los ritos familiares y los ambientes de preparación que lo rodean quedan inscritos dentro de la memoria emocional, la cual es siempre un reservorio de felicidad y de especial significación en los momentos adversos. Por ejemplo, la preparación de galletas para regalar en las fiestas de fin de año; con el paso del tiempo cuando se recuerda, es posible rememorar incluso los olores que salían de la cocina…

Muchos ritos familiares están asociados a festividades religiosas y fechas de cumpleaños o de aniversario. Aunque también son ritos familiares los almuerzos semanales o los domingos en la casa de la abuela, o las vacaciones en la casa del tío en el sur.

Una celebración clave para la autoestima son los ritos familiares para celebrar los cumpleaños. El cumpleaños de cada uno de los miembros de su familia es una celebración a la vida y un agradecimiento por contar con esa persona. El cumpleaños tiene que ser un día especial, distinto de los otros días del año, en que el cumpleañero se sienta importante, querido y celebrado por toda la familia

Ritos para los cumpleaños pueden ser el hacer con el resto de la familia la torta, despertar al cumpleañero(a) cantando con una torta, hacer o escribir una tarjeta, que elija la comida favorita o decorar la casa en forma especial. Lo importante, y central para la autoestima de su hijo o hija, es sentir que en la familia se celebra con alegría el día de su nacimiento, porque es un integrante fundamental, valioso y querido por todos.

Sentir que es escuchado, que lo que opina y aporta le interesa a los otros, lo hará sentirse más seguro en relación a su capacidad de expresar y defender sus opiniones, aunque ellas sean diferentes del grupo.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario