Cartílago de tráquea de bovino


Hace más de dos décadas, el médico John Prudden, doctor en ciencia médica y más tarde profesor agregado de cirugía clínica en el Centro Médico Presbiteriano de Columbia, demostró que el cartílago de tráquea bovina no sólo favorecía la curación rápida de las heridas sino que también podía reducir los tumores de mamas. Animado por lo que acababa de descubrir, el doctor Prudden realizó otros estudios sobre el cartílago de tráquea bovina. Gracias a su labor y a la de quienes continuaron con su trabajo, ahora sabemos que el cartílago de tráquea bovina es muy útil en medicina.

De hecho, la FDA (Food and Drug Administration) norteamericana acaba de otorgar la condición de nuevo fármaco de investigación (IND) al cartílago de tráquea bovina para que los investigadores de los Centros de Tratamiento del Cáncer de Estados Unidos puedan probarlo en pacientes que no han respondido a la quimioterapia ni a la radiación.

Estudios anteriores sobre el cartílago de tráquea bovina, realizados en EE. UU. y en el extranjero, han dado buenos resultados en distintos pacientes de cáncer. Según los estudios del doctor Prudden, el cartílago de tráquea bovina curó a pacientes a los que no funcionaban los otros tratamientos.

A diferencia de la quimioterapia o de la radiación, que funcionan matando las células cancerígenas aunque habitualmente a expensas de las células sanas, el cartílago de tráquea bovina estimula el sistema inmunitario del mismo cuerpo de modo que se pueda proteger del cáncer. Cuando se utiliza conjuntamente con la quimioterapia o la radiación, el cartílago de tráquea bovina puede reducir algunos de los efectos secundarios que tanto debilitan al paciente en estos tratamientos.

El cartílago de tráquea bovina es un tratamiento muy eficaz para la artritis, una afección común debida a la destrucción del cartílago, la capa protectora que amortigua el hueso y lo protege de lesiones. Más de la mitad de las personas alrededor de los 65 años padecen algún tipo de artritis y muchos toman NSAIDS (fármacos antiinflamatorios no estéroideos) para controlar el dolor. Por desgracia, los efectos de los NSAIDS suelen ser de corta duración y pueden causar graves efectos secundarios, como las úlceras pépticas. El cartílago de tráquea bovina puede ser una alternativa segura a los NSAID. Muchos investigadores han demostrado que el cartílago de tráquea bovina puede aliviar el dolor y la inflamación típica de la artritis. Es más, no es tóxico y no tiene efectos secundarios no deseados.

Propiedades posibles

Dosis aconsejada

Toma un máximo de tres cápsulas de 750 mg al día.
Si el cartílago de tráquea bovina no te ayuda por sí solo a aliviar los síntomas de la artritis, intenta utilizarlo junto con 500 mg de cartílago de tiburón.

Califica este Artículo
5 / 5 (1 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario