Factores relacionados con la autoestima de los niños


En el estudio de la autoestima, muchos autores han intentado identificar qué factores favorecen o entorpecen su desarrollo, de manera tal que sabiendo cuáles son sea posible realizar intervenciones orientadas a mejorar la autoestima de ios niños. Conociendo estos aspectos claves, todos los adultos significativos —padres, profesores y familiares cercanos— podrán hacer modificaciones simples en sus actitudes hacia el niño y en el medio que lo rodea, repercutiendo en un impacto positivo en la imagen que el niño tenga de sí mismo y en la construcción de su autoestima.

Según André y Lelord (1999), los nutrientes más esenciales de la autoestima son el sentirse querido y competente. Los niños que se han sentido queridos tienden a sentirse apreciados y suelen ser populares entre sus compañeros. Por su parte, el sentimiento de sentirse competente en el logro de diferentes tareas se refleja en una mayor sensación de autoeficacia.

Hay sistemas educativos familiares o escolares que se basan en la posibilidad de que cada niño(a) desarrolle lo mejor de sí en la situación educativa, en tanto que otros sistemas creen que el mejor método educativo es la presión y la amenaza. Estos últimos, a pesar de lograr con algunos niños un éxito académico discreto, en la mayoría de los casos son un fracaso, tanto en relación al rendimiento escolar como al desarrollo afectivo.

Factores relacionados con la autoestima de los niños Psicología y Psiquiatría

Para todos los niños el costo emocional de un ambiente desvalorizador en relación a la autoestima, es de un alto potencial destructivo. Cuando los niños se sienten descalificados, experimentan sentimientos negativos que son perjudiciales, especialmente para la constitución de la identidad. Donde la familia más contribuye a favorecer una buena autoestima, es sin duda al darle a sus hijos un sentimiento de seguridad, que sus padres están ahí, disponibles para acogerlo, apoyarlo y acompañarlo en sus experiencias.
Coopersmith (1976), reconocido por sus aportes en la comprensión de cómo se genera la autoestima, aisló cuatro factores que resultan significativos para la construcción de la autoestima. Los factores descritos por este autor son:

Uno de los estadounidenses que ha tenido más influencia en las investigaciones y publicaciones en el área de la autoestima es Reasoner (1994). Este autor aisló cinco factores relacionados con la autoestima y en base a ellos diseñó programas educativos para la enseñanza básica y media. Los factores descritos por Reasoner son los siguientes:

En base a estos factores este autor diseñó un programa de orientación psicoeducativa con actividades para ser desarrolladas en el contexto escolar y cuyos principales conceptos pueden ser aplicados también en el ámbito familiar. Así por ejemplo, en relación al sentimiento de pertenencia a la familia, este es de la mayor importancia en la construcción de una autoestima positiva. Si un hijo(a) se percibe como más periférico y menos central que sus hermanos para el grupo familiar, porque es menos valorado o recibe menos atención, ello sin duda afectará su autoestima.

También la familia puede ayudar a que el niño tenga propósitos definidos, proporcionándole metas, que aun siendo desafiantes, el niño pueda cumplir; es decir, las metas tienen que estar de acuerdo a sus capacidades, pero sin subvalorarlo.

La presencia apropiada de estos factores se traducirá en un clima familiar nutritivo, de cercanía y confianza, permitiendo al niño(a) sentirse seguro de sí mismo, competente y valioso. Muchos de estos factores se afectan mutuamente entre ellos, por lo que si favorece uno, estará fortaleciendo otros. Por ejemplo, si aumenta los reconocimientos a los logros de su hijo, es una muestra de afecto y posiblemente modifique sus expectativas respecto a sus capacidades. Lo mismo ocurrirá con factores como intereses y creatividad, o interacción con iguales y satisfacción de necesidades de juego.

Por lo tanto, no se inquiete por estar continuamente fortaleciendo cada uno de estos factores, pero sí preocúpese de revisar periódicamente este listado, de manera de reconocer en cuáles aspectos resulta necesario focalizarse, dado que se encuentran más débiles al interior de su familia. Finalmente, intente recordar algunos de los factores para que en las situaciones cotidianas aproveche de desarrollarlo, como invitar a un amigo de su hijo a su casa, permitirle desarrollar tareas en el hogar apropiadas para su edad y tomar algunas decisiones o estimular la relación con familiares cercanos.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario