Silimarina: Un descanso para el hígado


La silimarina es un suplemento que contiene tres bioflavonoides extraídos del cardo mariano: silibina, silidanina y silicristina.

Desde los tiempos remotos, el cardo mariano ha sido la principal planta medicinal para los trastornos de hígado. La investigación científica moderna ha confirmado que la silimarina refuerza la función hepática.

El hígado, uno de los órganos más trabajadores del cuerpo, destruye los elementos tóxicos que entran en nuestra sangre, como la nicotina, el alcohol, los componentes químicos, los fármacos y los contaminantes. La exposición a componentes químicos, infecciones o venenos pueden favorecer la formación de radicales libres, de modo que podría causar un daño oxidativo a las células hepáticas. La silimarina es un antioxidante que no sólo puede detener la acción destructiva de los radicales libres sino que además aumenta los niveles de glutatión y superóxido dismutasa, dos de los más importantes antioxidantes propios del cuerpo.

La silimarina también puede ayudar a reparar las células hepáticas estropeadas o lesionadas. Los naturópatas utilizan silimarina para tratar varios problemas hepáticos, incluido el daño debido al consumo de alcohol en exceso, ictericia, hepatitis e incluso la intoxicación por comer la seta amanita, que puede ser letal.

En experimentos con animales, cuando se da la silimarina dentro de las siguientes 24 horas tras consumir amanita, puede ayudar a prevenir graves lesiones del hígado que podrían provocar la muerte.

También se han realizado distintos estudios clínicos con la silimarina en humanos, sobre todo en Europa. Entre los que han dado mejores resultados había enfermos de cirrosis del hígado causado por el alcohol.

En un estudio, los enfermos de cirrosis del hígado que recibieron silimarina vivieron más tiempo en comparación con quienes habían recibido un placebo. Los científicos alemanes ahora están evaluando el uso de la silimarina en pacientes con hepatitis víricas junto con otros medicamentos. Los primeros resultados han sido bastante prometedores y demuestran que la silimarina puede ayudar a mejorar síntomas comunes como la fatiga, la per- dida del apetito y el malestar estomacal.

Los médicos eclécticos, los naturópatas del cambio de siglo, utilizaban cardo mariano para tratar la psoriasis, una afección de la piel que puede empeorar con el mal funcionamiento del hígado, que permite la formación de toxinas en la sangre.

Ahora bien, no te quedes con la idea de que la silimarina sólo es para personas con trastornos hepáticos. Yo creo que puede ir muy bien para gente expuesta a toxinas en su trabajo, como las personas que trabajan cerca de plantas químicas o en salones de belleza, o que viven en zonas con contaminación.

Propiedades posibles

Dosis aconsejada

Toma un máximo de tres cápsulas de 500 mg.

Califica este Artículo
3.50 / 5 (4 votos)

Categoría: Nutrición y Dietética.




Deja un comentario