Ensalada simple de tomate


Bien lavados y secos los tomates, se arranca el rabillo y se cortan en rodajas del grueso apetecido. Es muy útil para ello el cortafiambres casero, que permite un grosor uniforme. Se prescinde del primero y del último corte, excesivamente cargados de piel, y se llevan a una fuente redonda, sin sobreponerlos en exceso, se espolvorean con sal —el gusto algo dulzón de algunos tomates aconseja no ser excesivamente parco— y un poco de pimienta, se adornan con las aceitunas y se rocían con aceite de oliva extrafino. Se sirve inmediatamente a la temperatura ambiente.

Ensalada simple de tomate Recetas Saludables

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Recetas Saludables.




Deja un comentario