Habas con queso blanco


Si las habas son muy pequeñas y tiernas —las congeladas llamadas baby— basta con hervirlas ligeramente y escurrirlas cuando aún estén algo crujientes. Si son más maduras y voluminosas, se separa la pidecilla que recubre los granos y se hierven un poco más, no mucho, en agua con sal; recuérdese que se han de apartar del fuego al dente.

Se baten juntos la nata líquida, el queso con el ajo, o los ajos —ya que la cantidad depende del gusto personal—, y el cebollino. Se presentan las habas, bien escurridas y secas, en una bandeja y la salsa en salsera aparte.

Habas con queso blanco Recetas Saludables

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Recetas Saludables.




Deja un comentario