Zanahorias al roquefort


Se aplastan juntos el roquefort y la mantequilla, con un tenedor, hasta que el conjunto resulte homogéneo, y se lleva el producto obtenido al refrigerador. Cuando haya adquirido consistencia dura, se forman con ella unas bolitas, del tamaño de una avellana; se envuelven en la ralladura obtenida de desmenuzar finamente las biscotas.

Se llevan a una ensaladera las zanahorias y las bolitas y se vierte por encima aceite batido con zumo de limón. Removerlo todo y servir inmediatamente la ensalada, decorada con tiras obtenidas de hojas de lechuga.

Zanahorias al roquefort Recetas Saludables

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Recetas Saludables.




Deja un comentario