Mermelada de naranjas


La naranja es la fruta que más pectina contiene, por ello verás que ésta es la única preparación que incluye agua. Además, por esa misma razón, es muy rendidora, ya que con unas pocas naran­jas se obtiene una buena cantidad de mermelada. Existen basicamente dos tipos de naranjas, las amargas o silvestres y las comunes que se obtienen en comercios. No conviene utilizar na­ranjas demasiado ácidas porque la mermelada quedará ácida por más azúcar que le pongas.

En cambio con las naranjas amargas se logra una mermelada exquisita siguiendo la misma receta. La cantidad de azúcar se de­termina en la mitad del proceso y de acuerdo con el volumen, por lo que será necesario tener una buena reserva.

Mermelada de naranjas Recetas Saludables

Ingredientes:

Preparación:

Ésta es una preparación con la que puedes experimentar de diversas maneras y obtener productos bastante diferentes para lue­go elegir el que más te guste. La pectina contenida en la fruta (se utiliza la fruta completa, incluyendo cáscara, hollejo y semillas) ga­rantiza la duración de la mermelada en todas las variantes. Se pue­de obtener una mermelada suave, blanda y de color rubio claro utilizando un poquito más de agua. En cambio, sise retacea el agua, se obtiene una mermelada más espesa y oscura.

El resultado que obtengas también dependerá del cuidado que pongas al realizarla, por ejemplo del grosor en que cortes las tiras de naranja. Lave bien las naranjas, cepillándolas bajo el agua lo más posible para sacarles todo el polvo.

Cortelas en rebanadas bien finas sin descartar la cáscara ni el hollejo ni las semillas. Mida las naranjas por tazas y coloquelas en una cacerola grande. Agregue 3 tazas de agua por cada taza de rodajas de naranja y deje reposar durante 24 horas. Retire las roda­jas del líquido y cortelas muy fina. Reserve todo el líquido. Hierva el líquido durante 10 minutos. Agregue las tiras de naranja y deje re­posar durante 24 horas. Mida la mezcla por tazas y coloque en una cacerola grande las tiras con todo el líquido.

Agregue el azúcar:

Por cada taza bien llena de tiritas de naranja y líquido se agre­gará una taza no muy llena de azúcar. (85 a 100). Ponga a fuego fuerte, revolviendo de tanto en tanto con cuchara de madera, hasta obtener punto de mermelada. Para facilitar el proceso se puede utilizar el método de cocción por etapas que se explicó antes. Esta preparación admite que para verificar el punto se oriente por el sonido, ya que cuando se está acercando a aquél, produce un crujido característico. De todos modos será bueno realizar la prue­ba del plato.

Preparación de los frascos.

Es casi imposible determinar cuánta mermelada se obtendrá, quizás pueda deducir la cantidad aproximada si has tenido la pre­caución de calcular cuánta azúcar agrego. Entonces, teniendo en cuenta la proporción de 85 a 100, podrás calcular el peso total de los ingredientes utilizados y, dividiendo por 2, obtendrás la canti­dad aproximada de mermelada a obtener. Antes de envasar re­volver la mezcla para que se repartan los trozos de naranja de manera pareja en todos los frascos. Envasar en caliente. Dejar enfriar la mermelada antes de cerrar los frascos. Etiquetar y guardar.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Recetas Saludables.




Deja un comentario