NUEVOS DISPOSITIVOS PARA EL CONTROL Y TRATAMIENTO DE LA DIABETES


El 5% de la población chilena sufre de diabetes. Son candidatos a padecerla los obesos y quienes tienen antecedentes familiares con esta enfermedad.

Hasta ahora, las personas diabéticas disponían sólo de la Prueba de glicemia capilar, que a través de un pinchazo en el dedo mide la cantidad de glucosa en la sangre.

Pero este proceso doloroso, molesto y que se hace, como máximo, cinco veces al día, entrega una información muy limitada de lo que ocurre en el día a día de la vida del paciente diabético.

Es por eso que Clínica Santa María ha incorporado un dispositivo pionero en Chile que permitirá optimizar el control y tratamiento de esta incidente enfermedad, que afecta al 5% de la población chilena.

Se trata del Continuos Glucose Monitoring System, un holter de medición subcutánea que, durante tres días, queda instalado en el tejido subcutáneo del paciente diabético. De esta forma, mide la glucosa cada 5 minutos, para luego entregar un registro computarizado de las 288 mediciones que se realizan diariamente.

Este emisor-receptor de datos se usa en diabéticos de tipo 1 y 2 y es ideal para niños, pues gracias a este sistema de monitoreo, sus madres pueden tener la certeza de lo que pasa con los niveles de glucosa en la sangre de sus hijos cuando no están o no los pueden pinchar.

Así, quedan registrado los distintos niveles de azúcar que se generan durante cada una de las actividades del paciente, lo que permite adquirir un cálculo preciso sobre los minutos en que sube o baja la glucosa.

Además, se está implementando el tratamiento con Bomba Portable. Un dispositivo que deben llevar para siempre y que también va puesto vía subcutánea. “El principal objetivo es incorporarla al tratamiento del paciente tipo 1, ya que es el de más difícil control y porque con el sistema tradicional de inyecciones de insulina, tiene que llevar una vida muy rígida”, explica la Dra. Andrea Sepúlveda, diabetóloga de Clínica Santa María.

Con el uso de este novedoso dispositivo, la insulina se va inyectando de manera continua. “Esto permite un control más riguroso de la glicemia, permitiéndole al paciente una mejor calidad de vida”, agrega la especialista.

En Chile, esta bomba la utilizan entre 5 y 8 pacientes diabéticos, quienes las han traído en forma particular al país. De esta forma, Clínica Santa María se encuentra en el proceso de capacitación y de demostración de esta bomba para especialistas y pacientes, de manera de ir incorporándola en el tratamiento de los diabéticos que la requieran.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Actualidad Médica.




Deja un comentario