El Peor de los Venenos la Amargura


Imagine a una persona amargada, deprimida y emocionalmente devastada, Sus pensamientos son una mezcolanza de imágenes antiguas, y su corazón es un viejo mosaico de odio por un agravio que ocurrió hace mucho tiempo. Está pensando en la persona que lo hirió, y preparando un veneno para dárselo.
La amargura es un veneno que preparamos para alguien, pero después somos nosotros quienes nos lo bebemos. Es una dosis concentrada de tóxico emocional, muchas veces un veneno que cultivamos y desarrollamos durante años. Cuando reaccionamos a las malas acciones de alguien dando rienda suelta a sueños de retribución y de odio, estamos envenenando lentamente nuestro corazón y nuestra mente.
El principal objetivo de la amargura es contaminar la voluntad, las personas que sufren este mal van abandonando sus deseos, y al cabo de pocos años ya no pueden salir de su mundo, pues gastaron enormes reservas de nergia construyendo unas murallas altisima con la intencion de que la realidad fuese como ellos intimamente habian deseado.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Psicología y Psiquiatría.




Deja un comentario