Traqueomalacia en niños


 

La condromalacia de la tráquea (traqueomalacia) es una incapacidad de los cartílagos para conservar abier­tas las vías respiratorias durante la respiración. La tra­queomalacia primaria es una anormalidad cartilagino­sa inherente. La secundaria es efecto de una presión externa sobre las vías respiratorias por irregularidades vasculares o atresia esofágica. Casi todos los casos de traqueomalacia son asintomáticos. Algunos niños tie­nen un ruido espiratorio en las vías respiratorias se­cundario a la elevación de las presiones mediastínicas

relacionadas con la espiración. Los casos graves de tra­queomalacia muestran un estridor tanto inspiratorio como espiratorio por la falta completa de apoyo al seg­mento traqueal afectado.

La traqueomalacia es un proceso dinámico. La ob­servación endoscópica de las vías respiratorias en un paciente paralizado y anestesiado no demuestra mu­chas veces ninguna anomalía, en tanto que el mismo enfermo con ventilación espontánea evidencia fácilmen­te la anormalidad. Es posible que las radiografías sim­ples no descubran la lesión por las fases de la respira­ción. La fluoroscopia es el medio radiológico más seguro para valorar a un sujeto en busca de traqueomalacia.

La mayoría de los niños con traqueomalacia no re­quiere tratamiento específico y los síntomas se resuel­ven de manera espontánea. La afección puede ser tan grave que la obstrucción de las vías respiratorias de­manda una traqueotomía. Quizá se necesite una cánu­la de traqueotomía extralarga para proporcionar una prótesis eficaz. La broncomalacia, que a menudo se vincula con la traqueomalacia, suele mejorar después de la traqueotomía. En ocasiones, la broncomalacia re­quiere presión positiva continua de las vías respirato­rias para conservarlas abiertas durante todas las fases de la respiración.

La traqueomalacia se trata en la actualidad median­te prótesis endoluminales expansibles. Una complica­ción conocida de las prótesis es el tejido de granula­ción prolijo, que puede bloquear la vía respiratoria. Es difícil remover quirúrgicamente estas prótesis y aún no se ha resuelto el problema de la atención a largo plazo de estas prótesis a medida que crecen las vías respiratorias del niño, La traqueomalacia evoluciona hasta su resolución espontánea. El tratamiento de este trastorno mediante prótesis puede crear más proble­mas traqueales en el futuro. En opinión de los autores, debe desaprobarse la aplicación de estos dispositivos en vías respiratorias pediátricas.

Califica este Artículo
0 / 5 (0 votos)

Categoría: Pediatría.




Deja un comentario